Tratamiento manipulador osteopático para el dolor lumbar in-específico: una revisión sistemática y metanálisis

El dolor lumbar (dolor lumbar) se define como dolor localizado debajo del margen costal y arriba de los pliegues glúteos inferiores. Las causas específicas de dolor lumbar son poco comunes, representando menos del 15% de todos los dolores de espalda. Alrededor del 85% de los pacientes con dolor lumbar aislado no se le puede dar un diagnóstico patoanatómico preciso. El dolor lumbar inespecífico se ha definido como tensión, dolor y / o rigidez en la región lumbar, por lo que no es posible identificar una causa específica del dolor. Comúnmente conduce a la pérdida de funciones y limitaciones en las actividades y la participación en la vida social. Debido a que el dolor en el dolor lumbar es común en las sociedades industriales occidentales, las consecuencias económicas del dolor de espalda son enormes y el efecto sobre la calidad de vida es sustancial. El dolor de espalda en mujeres embarazadas y posparto también es común. La prevalencia de dolor lumbar en el embarazo varía entre 24% y 90%, aunque se estima más comúnmente en 40% -50%. La prevalencia aumenta con la duración del embarazo y se encuentra en el punto más alto en el tercer trimestre. La causa del dolor parece ser inespecífica y puede estar relacionada con cambios en la postura corporal con el desarrollo de disfunciones articulares, de ligamentos y miofasciales. La prevalencia de dolor lumbar en mujeres posparto aumenta en el año posterior al parto, con estimaciones del 28% después de 3 meses a más del 50% después de 5 meses y del 67% después de 12 meses.
La osteopatía es un enfoque de salud que enfatiza el papel del sistema musculoesquelético en la salud y promueve el funcionamiento óptimo de los tejidos del cuerpo mediante el uso de una variedad de técnicas manuales para mejorar la función del cuerpo. En los Estados Unidos, los médicos se conocen como médicos osteópatas y tienen licencia médica completa. Tratamiento manipulador osteopático (OMT) típicamente
implica un rango ecléctico de técnicas manuales, que pueden incluir estiramiento de tejidos blandos, manipulación espinal, estiramientos isométricos resistidos de “energía muscular”, técnica visceral o prescripción de ejercicio, por ejemplo. El tratamiento se caracteriza por un enfoque holístico del paciente, y el OMT se puede aplicar a muchas regiones y tejidos del cuerpo, a veces lejos del área sintomática y según el juicio clínico del profesional.

Los pacientes con dolor lumbar visitan a los osteópatas para recibir tratamiento, aunque no está claro el número de pacientes que consultan a los osteópatas. En el Reino Unido, se calcula que los osteópatas realizaron 4.38 millones de tratamientos en 1998. Los síntomas lumbares son la presentación más común en la práctica osteopática en el Reino Unido y, en una encuesta piloto nacional y una encuesta instantánea, representaron el 36% y 46% de los síntomas de presentación en pacientes, respectivamente. En Australia, la profesión osteopática es relativamente pequeña, y de los pacientes con dolor lumbar que optaron por ver a un profesional, médicos (22.4%) y quiroprácticos (19.3%) son los proveedores de cuidado más populares, con solo el 2.7% de los pacientes viendo osteópatas. A pesar de esto, el dolor lumbar es la presentación del paciente más común en las prácticas osteopáticas. En los Estados Unidos, los médicos osteópatas son más propensos a proporcionar atención de dolor lumbar que sus homólogos médicos alopáticos.

Hasta donde sabemos, solo existen 2 revisiones sistemáticas para el tratamiento osteopático de dolor lumbar. En 2005, Licciardone et al. publicó la primera revisión sistemática de OMT para
LBP y concluyó que OMT redujo significativamente el dolor lumbar. Esta revisión tuvo una serie de limitaciones y fue criticada porque no distinguía entre OMT y técnicas manuales únicas y porque las técnicas únicas no reflejan la práctica clínica osteopática. Además, combinó resultados dicotómicos y continuos, estudios combinados con dolor de espalda específico e inespecífico,
carecía de una evaluación de riesgo de sesgo, y contenía un error de unidad de análisis. Dadas estas deficiencias, siguen existiendo reservas con respecto a las conclusiones de los autores

En 2012, Orrock y Myers publicaron otra revisión sistemática de OMT para LBP. Esta revisión solo incluyó estudios de dolor lumbar crónico no específico y se limitó a los publicados en inglés. Solo 2 estudios cumplieron con sus criterios de búsqueda específicos, por lo que no fue posible realizar un metanálisis o conclusiones sólidas. El objetivo de la revisión actual fue examinar la efectividad de OMT para mejorar el dolor y el estado funcional en pacientes con dolor lumbar en comparación con los tratamientos de control (sin tratamiento, simulado y todos los demás tratamientos) para adultos en ensayos clínicos aleatorizados. Aunque se han publicado 2 revisiones sistemáticas sobre este tema, conocíamos los estudios recientes, no ingleses, que no se incluyeron en las revisiones anteriores. Además, intentamos buscar literatura “gris” no publicada para los estudios que no se han publicado en revistas o libros, según lo recomendado por la Colaboración Cochrane para la preparación y actualización de revisiones sistemáticas de alta calidad. Esperábamos que el uso de una metodología rigurosa y una búsqueda exhaustiva sin restricción de idioma proporcionaría una visión más completa de la efectividad de esta intervención.

Métodos

Criterios para considerar los estudios para la revisión actual Tipos de estudios solo se incluyeron los estudios aleatorizados controlados (ECA) en la revisión actual. Los estudios potenciales podrían publicarse o no publicarse (literatura gris) en cualquier idioma.

Tipos de participantes

Se incluyeron estudios con adultos (mayores de 18 años) con dolor lumbar inespecífico (es decir, dolor entre la región lumbo-pélvica y la 12a costilla) y sin ninguna limitación de la duración del período de dolor (dolor de espalda agudo, subagudo o crónico) . Se excluyeron los estudios que incluyeron participantes con LBP específico (dolor de espalda con una causa específica, por ejemplo, fractura por compresión, un tumor o metástasis, espondilitis anquilosante, infección).
Existe una alta prevalencia de dolor lumbar asociado con el embarazo y el período posparto. El embarazo y el posparto pueden considerarse factores de riesgo para el dolor lumbar inespecífico, pero no se consideran patologías específicas (por ejemplo, infección, tumor, osteoporosis, espondilitis anquilosante, fractura, afecciones inflamatorias). Por lo tanto, estos grupos pueden tener LBP específico o no específico. Por esta razón, se incluyeron los estudios que examinaron el dolor lumbar inespecífico en mujeres embarazadas y en el posparto, pero presentaron estos resultados como comparaciones separadas, a pesar de que otras revisiones sistemáticas han excluido
este subgrupo sin justificación clara.

Tipos de intervenciones

Se requirió que el tratamiento fuera una intervención OMT “auténtica” donde los practicantes eran identificados como osteópatas o médicos osteópatas y tenían la opción de técnicas manuales y se requería juicio para la selección del tratamiento, sin restricciones técnicas o protocolos de tratamiento estandarizados. Las técnicas elegidas se basaron en la opinión del examinador tratante sobre qué técnicas serían las más apropiadas para un paciente determinado. Este enfoque ecléctico y pragmático representa mejor la práctica osteopática del “mundo real”, a diferencia del tratamiento que sigue un protocolo de estudio establecido que aplica una técnica manual aislada o un conjunto de técnicas.
Por lo tanto, nuestros criterios de inclusión fueron ECA de OMT para dolor lumbar inespecífico donde el médico tratante era un osteópata o un médico osteópata que utilizó el juicio clínico para determinar el tratamiento realizado. Solo se consideraron los estudios en los que se podía asignar un tamaño de efecto a la intervención OMT. Si se usaron cointervenciones, también se tuvieron que realizar en el grupo de control. Se excluyeron los estudios que utilizaron una intervención de una técnica manual única, como la manipulación a alta velocidad.

Tipos de comparaciones

Se incluyeron estudios con cualquier tipo de intervención de comparación (por ejemplo, terapia manual, atención habitual, tratamiento simulado, sin tratamiento).

Tipos de medidas de resultado

Solo se evaluaron las medidas de resultado informadas por el paciente.

Resultados primarios

Los resultados primarios fueron dolor y estado funcional. El dolor se midió mediante una escala analógica visual (EAV), una escala de calificación numérica (NRS) o el Cuestionario de dolor de McGill. Los estudios midieron el estado funcional usando Roland-Morris
Cuestionario de discapacidad, Oswestry-Disability Index u otro instrumento válido. Para el metanálisis, se utilizó la medida de resultado (dolor o estado funcional) más cercana al intervalo de 3 meses, incluso si los estudios utilizaron varias medidas de puntos de tiempo, porque este intervalo fue común para la mayoría de los estudios incluidos.

Resultado secundario
Estos resultados incluyeron cualquier tipo de evento adverso.

Fuentes de datos y búsquedas

En octubre de 2013 se realizó una búsqueda sistemática de la literatura en las siguientes bases de datos electrónicas: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL), MEDLINE, Embase, CINAHL, PEDro, OSTMED.DR y Osteopathic Web Research. Se utilizaron los siguientes términos de búsqueda: lumbalgia, dolor de espalda, dolor lumbopélvico, dorsalgia, tratamiento de manipulación osteopática, OMT y medicina osteopática. Además de las bases de datos enumeradas, también se proyectó una base de datos de prueba en curso (metaRegister of Controlled Trials http://controlled-trials.com/mrct/). Nuestra búsqueda se complementó con el seguimiento de citas de los ensayos identificados y una búsqueda manual en las listas de referencias para todos los documentos relevantes que no figuraban en las bases de datos electrónicas. La Tabla 1 muestra un ejemplo de la estrategia de búsqueda aplicada en MEDLINE.

Recogida y análisis de datos

Selección de estudios

Todos los autores seleccionaron de forma independiente los títulos y resúmenes de los resultados identificados por nuestra estrategia de búsqueda. Los estudios potencialmente elegibles se leyeron en texto completo y se evaluaron de forma independiente para su inclusión en la revisión actual.

Extracción de datos y evaluación de calidad

Los autores extrajeron de forma independiente los datos de los estudios identificados utilizando un formulario de extracción de datos estandarizado.

Tratando con datos faltantes

Si el artículo no contenía suficiente información, se estableció contacto con los autores para obtener información adicional. Cuando no se informaron las desviaciones estándar (DE), estimó estos a partir de los intervalos de confianza (IC) u otras medidas de varianza, cuando sea posible. Cuando los resultados se informaron en la mediana y el rango intercuartílico (IQR), esperábamos que la relación entre la mediana y la media fuera de 1: 1 y de IQR a SD de 1.35: 1. Si la distribución normal fue sesgada, calculamos la DE faltante de las DE de los estudios incluidos que tuvieron resultados similares para el resultado, la comparación y la duración del dolor.

Evaluación de la heterogeneidad

La heterogeneidad se refiere a la variación en los resultados del estudio entre los estudios y es útil para la interpretación de los resultados del metanálisis. La evaluación de la heterogeneidad se basó en el cálculo de I2. La Colaboración Cochrane proporciona la siguiente interpretación de I2: 0% a 30%, puede no ser importante; 30% a 60%, puede representar heterogeneidad moderada; 50% a 90%, puede representar una heterogeneidad sustancial; y del 75% al ​​100%, considerable
heterogeneidad.

Problemas de unidad de análisis

En los casos en que se evaluaron 3 o más intervenciones en un solo estudio, incluimos cada comparación por parejas por separado. En estos casos, el número total de participantes en el grupo de intervención OMT se dividió aproximadamente de manera uniforme entre los grupos de comparación.

Evaluación del riesgo de sesgo en los estudios incluidos

La calidad metodológica de los estudios se evaluó utilizando la herramienta Risk of Bias del Cochrane Back Review Group. La discusión y el consenso entre los investigadores se usaron para resolver desacuerdos sobre la calidad metodológica de los ECA incluidos en la revisión actual. Cada criterio de riesgo de sesgo se calificó como de “bajo riesgo”, “alto riesgo” o “incierto” e incluyó la evaluación de la asignación al azar, el cegamiento, la comparabilidad inicial entre los grupos, el cumplimiento por parte del paciente y el abandono. De acuerdo con las recomendaciones del Grupo Cochrane de Revisión Posterior, los estudios se calificaron como de “bajo riesgo” cuando se cumplieron al menos 6 criterios y el estudio no presentó fallas graves (p. Ej., Una gran tasa de abandonos). Una tasa de deserción superior al 50% se definió como una falla grave y la comparación se excluyó del análisis cuantitativo. Cuando faltaba información de los estudios publicados y no se pudo contactar a los autores o cuando la información ya no estaba disponible, los criterios se calificaron como “inciertos”.

Medidas del efecto del tratamiento

Los datos para el metanálisis se analizaron usando Review Manager (RevMan, Versión 5.2., Nordic Cochrane Center, http://ims.cochrane.org/revman). Para la medición del dolor, los puntajes NRS o VAS de los estudios incluidos fueron convertido en una escala de 100 puntos y la diferencia de medias (MD) con IC del 95% se calculó en un modelo de efectos aleatorios. Para el estado funcional, la diferencia de medias estándar (DME) también se utilizó en un modelo de efectos aleatorios. Como solo se incluyó 1 estudio que examinó el dolor lumbar agudo y otros 3 estudios examinaron pacientes con dolor lumbar agudo y crónico, agrupamos los estudios en 4 grupos para los metanálisis: dolor lumbar agudo y crónico, dolor lumbar crónico (dolor durante un tiempo superior a 3 meses), dolor lumbar en mujeres embarazadas y dolor lumbar en mujeres posparto.

Evaluación de relevancia clínica

La evaluación de la relevancia clínica se realizó utilizando las recomendaciones del Grupo Cochrane de Revisión Posterior. Por lo tanto, definimos un efecto pequeño como MD menor que 10% de la escala (p. Ej., 10 mm en un VAS de 100 mm) y puntaje SMD o ‘d’ menor que 0.5. Un efecto medio se definió como MD 10% a 20% de la escala y puntajes SMD o ‘d’ de 0.5 a 0.8. Se definió un efecto grande como MD mayor que 20% de la escala y puntaje SMD o ‘d’ mayor que 0,8.

Síntesis de datos

La calidad general de la evidencia para cada resultado en los estudios incluidos se evaluó mediante el enfoque GRADE, según lo recomendado por las guías de método del Grupo Cochrane Back Review actualizado [38]. El enfoque GRADE especifica 4 niveles de calidad, siendo la calificación más alta para la evidencia RCT. Los autores de las revisiones sistemáticas pueden rebajar esta evidencia a moderada, baja, o incluso de muy baja calidad, dependiendo de la evaluación de la calidad de la evidencia para cada resultado frente a 5 dominios clave, que son (1) limitaciones en el diseño (degradado cuando más de 25% de los participantes eran de estudios con alto riesgo de sesgo), (2) inconsistencia de los resultados (degradado en presencia de heterogeneidad estadística significativa y hallazgos inconsistentes), (3) indirecta (es decir, generalización de los hallazgos, degradado cuando más del 50% de los participantes estaban fuera del grupo objetivo), (4) imprecisión (degradado cuando el número total de participantes era inferior a 400 para cada resultado continuo), y (5) otro (como el sesgo de publicación). Para la revisión actual, se siguieron las siguientes definiciones de calidad de las definiciones de evidencia. Para una alta calidad, es poco probable que nuevas investigaciones cambien nuestra confianza en la estimación del efecto. También hubo hallazgos consistentes entre al menos el 75% de los ECA sin limitaciones del diseño del estudio y sin sesgos de información conocidos o sospecha de sesgo. Para una calidad moderada, es probable que la investigación adicional tenga un impacto importante en la confianza en la estimación del efecto y puede haber cambiado la estimación; uno de los dominios no se cumplió. En el caso de la baja calidad, era muy probable que nuevas investigaciones tuvieran un impacto importante en la confianza en la estimación del efecto y probablemente modificaran la estimación; 2 de los dominios no se cumplieron. Por muy baja calidad, hubo gran incertidumbre acerca de la estimación; 3 de los dominios no se cumplieron. Para ninguna evidencia, no se identificaron ECA que abordaran el resultado. Los métodos de investigación y la presentación de informes de este estudio se adhirieron a las Directrices PRISMA.

Resultados
Estudios incluidos
La estrategia de búsqueda de la revisión actual identificó 307 estudios. Quince ensayos con 18 grupos de comparación y 1502 participantes se incluyeron en el análisis cualitativo y cuantitativo. Los cuadros 2 y 3 resumen las características importantes de los estudios incluidos. De los 15 estudios incluidos, 6 se obtuvieron de la literatura gris. Seis estudios vinieron de Alemania, 5 de los Estados Unidos, 2 del Reino Unido y 2 de Italia. Diez estudios investigaron la efectividad de OMT para dolor de espalda, 3 investigaron el efecto de OMT para dolor lumbar en mujeres embarazadas y 2 investigaron el efecto de OMT para dolor lumbar en mujeres posparto. Todos los estudios incluidos informaron en el dolor y el estado funcional específico del dolor de espalda, a excepción de 1 estudio que solo informó dolor.
Estudios excluidos
Dieciséis de los 31 estudios identificados fueron excluidos de
nuestra revisión. En 3 estudios, el tratamiento involucrado solo una técnica única, y en 1 estudio el tratamiento se basó en manipulaciones fasciales locales [60]. Siete los estudios no utilizaron la metodología RCT (Conrady A, Döring R: ¿Influye el tratamiento osteopático en la inmunidad? parámetros en pacientes con dolor lumbar crónico? Un prepost prueba piloto, D.O. inédito tesis, Akademie für Osteopathie, 2010; Kofler G: Osteopatía para la espalda y la pelvis dolor en el embarazo, D.O. inédito tesis, Wiener Schule für Osteopathie, 2006; Lutzelberger N: hace osteopática el tratamiento influye en la unión toracolumbar dolor positivamente? D.O. inédito tesis, Akademie für Osteopathie, 2009; Müller P: inespecífico, pseudorradicular lumbalgia después de la nucleotomía lumbar, D.O. inédita. tesis, Akademie für Osteopathy, 2006), y 1 estudio se centró en LBP específico. En otro estudio, no pudimos diferenciar los resultados de dolor de espalda de los resultados de dolor de cuello. Un estudio utilizó un índice de discapacidad no validado y no informó los puntajes de dolor. Otro estudio se centró en los resultados distintos del dolor y el estado funcional. Se excluyó un estudio piloto porque se centró solo en la viabilidad.

Riesgo de sesgo

Trece de los estudios incluidos en el metanálisis tenían una alta validez interna (bajo riesgo de sesgo). El estudio de Licciardone et al. desde 2003 y Gibson eran se encontró que tiene un alto riesgo de sesgo, con ambos estudios que tienen solo 5 criterios evaluados como de bajo riesgo. Además, el segundo grupo de comparación (OMT / ejercicio de grupo) en el estudio de Chown et al. se calificó como un alto riesgo de sesgo porque solo el 40% de los participantes en el grupo de ejercicio completaron todas las sesiones de terapia. Esta comparación fue excluida. En el estudio de 2009 de Licciardone et al., 83 de 144 participantes se retiraron antes del último tratamiento. Aunque determinamos que este estudio tenía un alto riesgo de sesgo, lo incluimos en nuestro análisis porque se describieron los motivos de los abandonos y se realizó un análisis por intención de tratar (última observación realizada).

Discusión

Hasta donde sabemos, la revisión actual es la primera revisión sistemática con metaanálisis que examinan el efecto del tratamiento osteopático para el dolor lumbar agudo y crónico inespecífico basado solo en estudios que utilizaron un enfoque osteopático auténtico. Este enfoque requirió un juicio clínico para individualizar el tratamiento para cada paciente, en lugar de aplicar una técnica única o un conjunto predeterminado de técnicas. Debido a que nuestra revisión no tenía restricciones de idioma o publicación, es probable que sea la revisión más exhaustiva hasta la fecha. Cuando los estudios incluidos se agruparon y analizaron mediante metanálisis, se encontró un efecto significativo para la TMO para el dolor lumbar (agudo y crónico), el dolor lumbar crónico, el dolor lumbar en mujeres embarazadas y el dolor lumbar en mujeres posparto. Los efectos significativos también se encontraron clínicamente relevantes según los criterios recomendados por la Colaboración Cochrane. El riesgo de sesgo en los estudios fue en general bajo, con todos menos 3 de los 15 estudios incluidos que encontraron bajo riesgo. Ninguno de los estudios tuvo un alto riesgo de sesgo en el procedimiento de asignación al azar y asignación, pero todos los estudios tuvieron problemas con los 3 criterios de cegamiento en la evaluación de riesgo de sesgo. Para los estudios de terapia manual, el cegamiento generalmente será un problema porque los pacientes tienden a conocer el tratamiento manual y los médicos no pueden cegarse fácilmente de la intervención de tratamiento que brindan. Cuando al usar herramientas de evaluación de metodologías como el instrumento Risk of Bias, la dificultad del cegamiento crea una desventaja para los estudios de terapia manual en comparación con los estudios que utilizan otras intervenciones como los fármacos que pueden cegarse fácilmente. El estudio de 2013 de Licciardone et al. fue el más grande ECA incluido en la revisión actual, que evalúa a 455 pacientes con dolor lumbar crónico. Los datos en el estudio no se distribuyeron normalmente y los autores informaron medianas y rangos intercuartílicos, que no se usaron fácilmente para los metanálisis. Se estableció contacto con los autores de este estudio varias veces para obtener datos adicionales que podrían utilizarse en el análisis actual, pero lamentablemente estos datos no se pusieron a disposición. Posteriormente, necesitábamos transformar estos datos para determinar los promedios y las desviaciones estándar. Usamos cálculos de simulación recomendados por Hozo et al., donde la mediana fue el mejor estimador de la media para tamaños de muestra superiores a 60. Para la estimación de las desviaciones estándar, calculamos las desviaciones estándar promedio basadas en 3 estudios, que fueron similares en el resultado, la comparación y la duración del dolor.

Para la estimación de las desviaciones estándar para el estado funcional, basamos los cálculos en dos estudios. Para el margen de error para cada estimación, fue posible que una mayor diferencia entre nuestra estimación y los datos reales (es decir, los datos eran más a favor del grupo de control) podría cambiar nuestros resultados con respecto al estado funcional en crónica y aguda y crónica dolor de espalda. Sin embargo, nuestros resultados para las comparaciones fueron casi idénticos independientemente de si los datos transformados de Licciardone et al. fueron incluidos o no.

Dos revisiones sistemáticas previas examinaron el efecto de OMT en LBP. En una revisión de 2005 por Licciardone et al., Se incluyeron los estudios si fueron realizados por un osteópata u osteópata, pero los autores también incluyeron intervenciones basadas en técnicas manuales únicas. En la revisión actual, quisimos examinar el efecto de los estudios que utilizaron una intervención osteopática auténtica
donde el clínico era libre de usar el juicio clínico para cada paciente, como ocurre en la práctica clínica. En consecuencia, excluimos 2 estudios que se incluyeron en el 2005 de Liccardone et al. revisión porque involucraron técnicas únicas. Además, no incluimos estudios con causas específicas de dolor lumbar. Aunque nuestra revisión sí incluyó estudios, se combinaron analizado por separado. A pesar de estas diferencias, los resultados y conclusiones de nuestro estudio y de Licciardone et al. Los estudios son similares: ambos sugirieron que la TMO puede ser un tratamiento efectivo para el dolor lumbar.
Los hallazgos de la revisión actual difieren de los resultados de una revisión reciente de Orrock y Myers, en gran parte debido a diferentes criterios de inclusión. La revisión de Orrock and Myers se limitó a un dolor lumbar crónico inespecífico y, en consecuencia, menos estudios cumplieron con sus criterios de inclusión.

La revisión actual no se limitó al idioma inglés ni a la literatura publicada, y localizamos 6 estudios no publicados en alemán y 1 en italiano. La Cochrane Collaboration recomienda buscar la literatura gris no publicada para obtener estudios relevantes para una búsqueda más exhaustiva y evitar el sesgo de publicación. Además, el número limitado de estudios recuperados por Orrock y Myers impidió el análisis estadístico, mientras que pudimos realizar metanálisis para determinar el efecto de las intervenciones de OMT en el dolor lumbar. En otra revisión sistemática, Posadzki y Ernst examinaron el efecto de la osteopatía para el dolor musculoesquelético. Sin embargo, Posadzki y Ernst no abordaron específicamente el dolor lumbar, solo tuvieron 5 estudios que se enfocaron en el dolor lumbar y no tuvieron un análisis cuantitativo, por lo que este estudio no es comparable con la revisión actual.

Conclusión

Hasta donde sabemos, la revisión sistemática actual utilizó la búsqueda más exhaustiva para estudios de OMT para dolor lumbar inespecífico. Los estudios que revisamos generalmente tenían un bajo riesgo de sesgo, pero la mayoría tenían tamaños de muestra relativamente pequeños de pacientes. Nuestros resultados sugieren que la OMT mejora el dolor y el estado funcional en el dolor lumbar inespecífico agudo y crónico, en el dolor lumbar crónico no específico y en mujeres embarazadas y en posparto con dolor lumbar. Dado el pequeño tamaño de muestra, diferentes grupos de comparación en diferentes estudios, heterogeneidad y falta de medición a largo plazo, se necesitan ECA más grandes y de alta calidad con grupos de comparación robustos para proporcionar conclusiones firmes con respecto a la efectividad de la OMT para el dolor lumbar.

DESCARGAR ARCHIVO ORIGINAL

Autor: EOTS

Escuela de enseñanza en Osteopatía. Comprometidos con la formación en Terapia Manual de alto nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *