Tratamiento manipulador osteopático para resolver el dolor de cabeza y cuello después de la extracción del diente

Después de la extracción dental, la mayoría de los pacientes tienen dolor que dura menos de 1 semana y puede controlarse con analgésicos.

La duración, el tipo y la gravedad del dolor varían como resultado de múltiples factores, como la dificultad del procedimiento de extracción, el estado y la actitud de salud del paciente y el sexo del paciente. 1 Otros síndromes de dolor que pueden aparecer semanas después del procedimiento, aunque son raros, incluyen dolor neuropático, trastorno temporomandibular, cefalea en racimos y dolor en el cuello y la cabeza causado por una disfunción somática. Dolor prolongado y no resuelto debe investigarse para condiciones tales como enfermedades reumatológicas, tumores, migraña o síndrome de dolor miofascial. Las características etiológicas del dolor de cabeza y cuello después de procedimientos dentales son multifactoriales, dependiendo del tipo de procedimiento, la dirección y la cantidad de fuerza utilizada, y los factores predisponentes del paciente (por ejemplo, lesiones previas). El dolor de cabeza y cuello posextracción no es una enfermedad bien documentada, aunque se observa en la práctica clínica. El uso del examen estructural osteopático y la aplicación del tratamiento manipulador osteopático (TMO) apropiado para resolver la disfunción somática puede ser ofrecido por médicos osteópatas como modalidades de tratamiento más allá del tratamiento farmacológico y quirúrgico, o sin ningún tipo de tratamiento. El siguiente caso es un ejemplo del uso de OMT para resolver el dolor de cabeza y cuello en un paciente después de la extracción dental.

Informe de caso
Un hombre de 52 años de edad presentó dolor de cuello, dolor de cabeza y dolor lumbar que comenzó hace 2 semanas. Estos síntomas comenzaron después de la extracción de un diente superior derecho, así como también después de haber estirado demasiado el cuello y sobreexcitado. él mismo mientras empuja un automóvil. Él creía que estos eventos contribuyeron a su dolor. Caracterizó su dolor de cuello como “alfileres y agujas”, una sensación que irradiaba a su cabeza sin causar mareos. El dolor mejoró un poco con duchas de agua caliente y aspirina, y empeoró con el movimiento. Describió el dolor en su espalda como la rigidez y la rigidez con el movimiento. Dijo que no tenía debilidad, parestesias o incontinencia intestinal o vesical. El paciente trabajó como vendedor de camiones partes. El historial médico del paciente fue positivo para la hipertensión, depresión y dolor lumbar, que su médico de atención primaria había manejado previamente con OMT. El paciente no tenía alergias medicamentosas conocidas. Sus medicamentos actuales incluyen lisinopril / hidroclorotiazida, 20 mg / 12.5 mg al día; paroxetina, 20 mg al día; y un multivitamínico. Una revisión de los sistemas fue positiva para los ojos doloridos y una sensación de plenitud en su oreja izquierda. El examen físico reveló signos vitales normales. El paciente pesaba 172 lb y tenía una altura de 5 pies 8 pulg. Resultados de cabeza, ojo, oído, nariz y garganta; cardiovascular; pulmonar; y los exámenes neurológicos no fueron notables. El examen musculoesquelético arrojó resultados positivos para la musculatura lumbar y paraespinal cervical flexible y sensible con menor rigidez torácica y lumbar, pero con rango de movimiento intacto. El médico tratante en el momento de esta visita inicial al paciente diagnosticó cepa cervical y cepa lumbar y prescribió paracetamol sobre el mostrador según sea necesario; metaxalona, ​​800 mg, antes de acostarse; ejercicios de rango de movimiento; y una restricción de elevación de no más de 20 lb, con seguimiento en 2 semanas si no mejora. No se realizó una evaluación de la disfunción somática, pero el paciente fue remitido para OMT o tratamiento quiropráctico. El paciente no realizó el seguimiento según lo programado y no vio a un especialista externo. Sin embargo, hizo un seguimiento de 2 meses después de su visita inicial con su médico de atención primaria (P.M.M.) debido a los síntomas continuados. En esta visita de seguimiento de 2 meses, describió dolor de cuello que irradiaba a la parte superior de la cabeza y detrás de los ojos, así como a la zona posterior del brazo derecho. Su dolor de cabeza fue calificado como un 5 constante en una escala de dolor de 10. Él negó debilidad, entumecimiento u hormigueo. El dolor se aliviaría con el ejercicio, las duchas con agua caliente y el uso del relajante muscular. El examen físico en la visita de seguimiento de 2 meses no reveló nuevos hallazgos fuera del sistema musculoesquelético. El examen musculoesquelético reveló sensibilidad y ropiness del músculo paravertebral cervical bilateral. La disfunción somática craneal estaba presente, con disminución de la amplitud y la frecuencia del impulso cranearrítmico en el lado derecho y con una sutura occipitomastoidea derecha restringida. La disfunción somática cervical incluyó la articulación occipitoatlantal rotada con el lado izquierdo derecho (es decir, RRSL) y las vértebras cervicales 3 y 4 rotaron con el lado derecho hacia la derecha (es decir, RRSR). Se descubrió que los primeros bilaterales estaban restringidos en la inhalación, con una disfunción somática superior izquierda. La disfunción somática encontrada en las vértebras torácicas 6 a la 8 fue neutra rotada por el lado izquierdo (es decir, NRLSR). Se encontró un punto tierno de bíceps derecho. No se encontró ningún punto sensible al tríceps. La disfunción craneal se abordó utilizando levantamientos parietales y frontales, así como la técnica de extensión v. 8La energía muscular, el contrafuerte de liberación miofascial y las técnicas articulatorias9 se aplicaron a la columna cervical. La disfunción de la columna torácica se trató con la técnica de alta velocidad y baja amplitud, y la disfunción costal se resolvió con la técnica Still. El paciente informó una mejora sustancial en sus síntomas en una visita de seguimiento 1 semana después de recibir OMT. Tenía la resolución de sus dolores de cabeza, un dolor residual mínimo en el cuello y una disminución en la ternura de su brazo. los
el paciente fue nuevamente tratado con OMT en esta visita, con una resolución completa de sus síntomas.

Comentario

La extracción de los dientes es un evento traumático, aunque es un procedimiento necesario, que se usa para tratar pacientes con caries dental grave o maloclusión. Las fuerzas físicas necesarias para realizar una extracción dental a menudo exceden las fuerzas que el cuerpo puede acomodar sin una respuesta adversa. Ratherthan que causa fracturas ortorrenales, la tensión que se introduce en la musculatura craneal y las suturas puede llevar a la desalineación de las articulaciones del hueso craneal11-una desalineación llamada craneal
disfunción somática. La disfunción somática es, por definición, una afección en la cual hay “[i] alteración o alteración de la función de los componentes relacionados del sistema somático (estructura corporal): estructuras esqueléticas, artrodiales y miofasciales, y
elementos vasculares, linfáticos y neuronales relacionados. “El cráneo tiene características anatómicas y fisiológicas palpables únicas que se alteran cuando se produce una disfunción somática. Normalmente, el cerebro y la médula espinal, el líquido cefalorraquídeo, las membranas durales craneal y espinal, los huesos del cráneo y el sacro tienen funciones coordinadas y un patrón de movimiento llamado mecanismo respiratorio primario.

El movimiento que se puede palpar se llama craneal impulso rítmico. Cada componente del mecanismo respiratorio primario debe estar presente y con una disfunción sintomática para una función óptima, que incluye la circulación de fluidos sin obstrucción y la ausencia de aferencias aferentes nociceptivas y durales. La palpación del cráneo para la disfunción somática se enseña en la mayoría de las facultades de medicina osteopática y se utiliza en la práctica por muchos osteopáticos.  William Garner Sutherland, DO, propuso un mecanismo para la inducción de la tensión craneal a través de extracciones dentales. Él teorizó que el apalancamiento de lado a lado utilizado para extraer el diente con pinzas, combinado con la compresión del occipucio posterior causada por el reposacabezas en forma de V comúnmente utilizado en ese momento, produce una disfunción somática de la mandíbula, maxilar, esfenoides y temporal huesos. Aunque el reposacabezas en forma de V no se utiliza comúnmente en odontología moderna, la acción utilizada para extraer un diente se ha mantenido en gran medida sin cambios. El apalancamiento de lado a lado interrumpe la alineación de los huesos del cráneo y puede conducir a la función anormal de los músculos de la masticación y tensión en la duramadre. Ambas estructuras, los músculos y la duramadre, transmiten estímulos dolorosos cuando son anormales. factores estresantes, tales como estiramiento excesivo, se colocan en ellos. Las disfunciones craneales particulares que se inducen variará dependiendo de si un molar superior o inferior fue extraído Estas disfunciones pueden ser anticipadas por saber cómo las suturas craneales están biseladas. El seguimiento el texto describe las cepas craneales que comúnmente ocurren. los descripción no debe verse como las únicas disfunciones craneales que puede estar presente después de las extracciones dentales. En una extracción molar superior, se tira del maxilar inferior y lateralmente y, por lo tanto, incide sobre el
proceso coronoide de la mandíbula. Estos movimientos interrumpen
la alineación normal de la articulación temporo mandibular, una articulación artrodial en la cual la mandíbula se articula con el hueso temporal. El hueso temporal luego se comprime en el occipucio en la sutura occipitomastoidea.

Los movimientos temporoomandibulares articulares incluyen depresión o elevación de la mandíbula abriendo o cerrando la boca,
así como un movimiento de protrusión y retrusión de la mandíbula.
La desalineación de la articulación temporomandibular conduce a
restricción del movimiento, maloclusión, alteración de la tensión de los músculos de la masticación, y posterior cabeza y cuello dolor. El paciente en el presente caso siguió este patrón, con disfunción somática del hueso temporal y occipitomastoideo compresión de sutura. Las extracciones de menor molar tienden a comprimir el temporal hueso en la articulación mandibular en el mismo lado de

la extracción En una extracción de menor molar, el apalancamiento de lado a lado tira hacia abajo de la articulación mandibular inferior. Se induce una mayor tensión en el ligamento esfenomandibular, y el hueso esfenoidal se desplaza hacia abajo y lateralmente en el lado opuesto a la extracción. El hueso esfenoidal forma una parte anatómicamente significativa de la órbita, alberga el seno cavernoso y tiene orificios a través de los cuales los nervios orbitales , arterias y venas pasan. La alteración del tamaño o la forma del foramina puede afectar directamente a las estructuras que pasan a través de ellos. Las 3 ramas del nervio trigémino se encuentran en el esfenoides: el nervio oftálmico (V1) a través de la fisura supraorbitaria, el nervio maxilar (V2) a través del foramen rotundum y el nervio mandibular (V3) a través del foramen oval.

Magoun describe la neuralgia del trigémino en pacientes predispuestos después de extracciones dentales superiores e inferiores como resultado de la disfunción de los huesos temporales, esfenoidales, maxilares y mandibulares. Él documenta la mejora en el paciente
síntomas con la aplicación de varias técnicas craneales a estas áreas. La tensión esfenoidal a través de su efecto en la órbita también puede conducir a un movimiento disfuncional de los músculos extraoculares, muchos de los cuales se unen al tendón anular común que está en el cuerpo principal y las alas menores del hueso esfenoidal. Libina propuso que el espacio entre las se considera que los huesos maxilares y mandibulares funcionan como una sutura craneal. El objetivo de la medicina osteopática es que esta sutura, como todas las otras suturas craneales, tenga un movimiento fisiológico libre de fricción. El movimiento fisiológico del cráneo puede verse afectado.
por maloclusión dental, dientes incorrectamente posicionados y trauma dental. Es importante abordar los movimientos de la mandíbula y el maxilar, no solo cuando la boca está abierta, sino también con el cierre de la boca. Si la maloclusión está presente, el mecanismo craneal se verá afectado por la articulación de la mandíbula con los huesos temporales y, por lo tanto, la unión esfenobasilar. Las prótesis dentales deben ajustarse y ajustarse para no restringir el movimiento, especialmente cuando extendiéndose a través de la línea media de la cara. Las dentaduras postizas ajustadas, los retenedores o los protectores nocturnos pueden ser una causa de disfunción craneal.

Aunque la disfunción muscular no se trató específicamente en el presente caso, el dolor del paciente fue consistente con los patrones de la escápula del elevador y el dolor del punto desencadenante del trapecio. El paciente describió el dolor que proviene de la base del cráneo y el cuello y que irradia al órbita y el vértice y al brazo derecho. Un punto desencadenante se define como “un foco de hiperirritabilidad en un tejido que, cuando se comprime, es localmente sensible y … da lugar a dolor y sensibilidad referidos”. Un punto de activación en las fibras superiores del trapecio se refiere al dolor en el costado del ir a la órbita Los puntos de activación del trapecio inferior se refieren al área supraescapular. El punto de activación en los omóplatos del elevador se irradia hacia abajo por el hombro hacia el brazo posterior16, de acuerdo con la descripción del dolor del paciente sin puntos sensibles dentro del brazo posterior. El componente muscular de estos síntomas podría deberse a una mayor tensión muscular relacionada con la ansiedad y el dolor durante la extracción del diente, así como a la disfunción craneal continua que no se trató durante meses. La evaluación de la disfunción somática muscular o los puntos desencadenantes pueden ayudar en el tratamiento de este tipo de afecciones. En el transcurso de una visita al consultorio de 15 minutos, los movimientos de todos los aspectos de la cara y el cráneo no se pueden palpar ni evaluar. Centrarse en áreas clave de restricción, incluyendo la sutura occipitomastoidea, la articulación occipitoatlonal y los huesos temporales, pueden proporcionar la base de un plan de tratamiento. Abordar estas áreas clave con OMT puede conducir a una mejora clínicamente significativa en el movimiento y los síntomas craneales del paciente.

Conclusión

El dolor de cabeza y cuello son quejas comunes atendidas por médicos de atención primaria. El presente caso enfatiza la necesidad de incluir una historia completa de trauma musculoesquelético y un examen físico al evaluar a los pacientes. La disfunción somática cervical y craneal puede ser causada por un traumatismo dental. Una descripción de los traumatismos dentales debería indicar al médico osteópata que examine el cráneo y la columna cervical para detectar disfunción somática. Aunque algunos médicos osteópatas consideran que la palpación craneal es una habilidad avanzada, esto no debería impedir que todos los médicos osteópatas tengan un índice de sospecha de la textura del tejido. cambios o de la palpación de la musculatura suboccipital para tales cambios. Si la musculatura suboccipital del paciente tiene cambios en la textura del tejido y si el paciente tiene antecedentes de traumatismos dentales, una estrategia de tratamiento adecuada sería realizar OMT o referir al paciente a un especialista en medicina neuromusculoesquelética / medicina manipuladora osteopática si el médico de atención primaria no puede para realizar OMT.

DESCARGAR ARCHIVO ORIGINAL

Autor: EOTS

Escuela de enseñanza en Osteopatía. Comprometidos con la formación en Terapia Manual de alto nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *