Vídeos y noticias

Eficacia de la terapia craneosacral en el tratamiento de los cólicos infantiles. Un ensayo controlado aleatorio

1. Introducción

El cólico infantil es una condición clínica acompañada de repetidos y
llanto prolongado con dificultades para calmar y necesidades fisiológicas insatisfechas.1 Se encuentra en 3-4 de cada 10 niños pequeños2 con diferentes condiciones ambientales y socioeconómicas. Su intensidad y duración varían de un bebé a otro, comenzando en los primeros 15 días de vida y que dura hasta el sexto mes, aunque puede comenzar a disminuir en el tercer o cuarto mes.
Durante muchos años se ha utilizado el Criterio de Wessel4 para el diagnóstico del cólico: llanto incontrolado e inexplicable de más de tres horas al día y más de tres días a la semana durante tres semanas.
Sin embargo, estudios más recientes sugieren la existencia de otros síntomas relacionados con el cólico infantil, como la dificultad para expulsar gases y el estreñimiento.
La incapacidad de calmar a los bebés es estresante para los padres y los profesionales de la salud, y también afecta a la calidad de la vida familiar. El cólico infantil es una condición benigna de etiología multifactorial. El cólico se ha asociado con inmadurez gastrointestinal, alteraciones en la microflora fecal, alergia a la proteína de la leche de vaca, intolerancia alimentaria y factores traumáticos en el embarazo, el parto y el cuidado postnatal.
Los enfoques terapéuticos para el tratamiento del cólico infantil son diversos.Hay estudios que discuten la administración de drogas, probióticos, modificaciones dietéticas y nutricionales, asesoramiento conductual para los padres, acupuntura, fisioterapia reflexológica y terapia manual, entre otros.
La terapia manual se está adoptando fácilmente como un remedio para los padres y las familias, y se está integrando en el sector de la salud como un método seguro para el tratamiento del cólico infantil.
Las aplicaciones de la terapia manual son muy diversas. Incluyen la manipulación de la columna vertebral, la osteopatía visceral y la terapia craneosacral. Aunque la mayoría de los estudios sobre la terapia manual y el cólico infantil muestran datos positivos que favorecen su uso como un enfoque moderadamente seguro, todavía no se ha alcanzado un consenso sobre los datos en cuanto al enfoque de terapia manual más preciso para esta condición clínica.
La terapia craneosacral (TCS) es un tratamiento no invasivo que incluye la terapia manual con luz para lograr la relajación de las restricciones fasciales y mejorar el impulso rítmico craneal (IRC).38,39 Las estructuras craneales, el líquido cefalorraquídeo (LCR), las membranas cerebrales y el canal espinal están conectados. Por lo tanto, cualquier alteración o restricción del movimiento puede causar una respuesta somática y afectar al sistema musculoesquelético, a los sistemas vascular y endocrino, así como al sistema nervioso autónomo (SNA).
Los estudios del CST informan de resultados clínicos positivos en cuanto a la reducción del dolor, las funciones del sistema nervioso autónomo y la mejora de los patrones de sueño. No obstante, sigue siendo necesario seguir investigando con una metodología más rigurosa a fin de poder sacar conclusiones firmes sobre su eficacia. El CST demuestra ser seguro para los bebés y los niños prematuros. El CST es aplicable a los bebés que experimentan dificultades para amamantar, plagiocefalia, otitis media y cólico infantil. Dos ensayos clínicos aleatorios (ECA) que evaluaron el CST para el tratamiento del cólico infantil mostraron resultados positivos; se redujo el llanto y aumentó el sueño. Un ensayo 32 midió los efectos de una sesión de osteopatía craneal contra el grupo de control. El otro ECA comparó dos tratamientos manuales, aplicando la manipulación espinal a un grupo y la descompresión occipital-sacral al otro grupo. El toque respetuoso y ligero aplicado en el CST puede ayudar a reducir el estrés generado en el cuerpo de los recién nacidos durante el parto y los primeros días de vida. Nuestra hipótesis es que los bebés con cólico infantil que reciben CST podrían mostrar una mejora significativa en los síntomas del cólico infantil (una disminución en el llanto y la gravedad del cólico, así como una mejora en el sueño) en comparación con un grupo que no recibe CST. Considerando el impacto social y económico que el cólico infantil tiene en las familias, consideramos importante validar el CST como un remedio para este problema. Por lo tanto, este estudio tiene como objetivo investigar el efecto que el CST  tienen en horas de llanto, horas de sueño y gravedad del cólico infantil, en comparación con un grupo de control.

2. Material y métodos
2.1. Diseño y registro


Este estudio consiste en un ensayo clínico controlado y aleatorio (ECA) basado en un diseño de grupos paralelos. Después de una evaluación inicial, los bebés fueron asignados al azar a un grupo experimental (EG) con tratamiento, o a un grupo de control (CG) sin tratamiento. Los datos se recogieron en 4 momentos diferentes durante un período de 24 días, el día 0 (línea de base), el día 7, el día 14 y día 24.
El ensayo se llevó a cabo entre marzo de 2015 y diciembre de 2016. Antes de reclutar a los bebés como sujetos de prueba, el ensayo fue aprobado por el comité de ética de la Universidad Católica de San Antonio de
Murcia (UCAM) (6686).
El protocolo del estudio fue registrado retrospectivamente en la Clínica
Registro de Juicios del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (https://clinicaltrials.gov, identificador: NCT03675763).

2.2 Población de estudio y criterios de muestreo

La población del estudio consistió en bebés diagnosticados con cólicos, de 0 a 90 días. Este ensayo se elaboró en el Centro de Desarrollo Infantil y Educación Inicial de Aidemar, así como en el centro deportivo de fisioterapia La Flota en Murcia (España). Los bebés que participaron en este estudio fueron remitidos desde estos dos centros y fueron reclutados con la ayuda de profesionales de pediatría de los servicios sanitarios de Murcia.
Los bebés de este estudio fueron seleccionados utilizando los siguientes criterios: – Criterios de inclusión: bebés diagnosticados con cólico, de 0 a 90 días, que han experimentado 3 h de llanto inexplicable por día, durante al menos 3 días en la última semana. Criterios de exclusión: bebés prematuros, bebés diagnosticados con cualquier tipo de enfermedad patológica, alergias o intolerancia alimentaria y/o que hayan sufrido alguna hemorragia intracraneal o fractura de cráneo. El análisis de la muestra de estudio de los bebés con cólicos infantiles que recibieron el CST 32 se realizó con el software G*Power 3.1.9.3. El objetivo era lograr una potencia estadística superior al 80%, estimando un nivel de significación de 0,05 y un valor medio de 0,7 como tamaño del efecto. El número de bebés por grupo necesario para una diferencia significativa mínima aproximada es de 26. Considerando una posible pérdida de potencia estadística debido al 10% de retirada del paciente, el tamaño mínimo total de la muestra sería de 52 bebés. La muestra utilizada en este estudio consistió en 58 bebés con cólico infantil, 29 por grupo, un 10% más que el mínimo requerido, obteniendo una potencia estadística del 83,85%.

2.3. Aleatorización

El proceso de asignación al azar fue manejado por un investigador independiente no involucrado en el estudio, que asignó a los participantes al grupo del CST o al grupo de control. La aleatorización bloqueada se realizó sobre la base de los números generados por el programa informático de asignación aleatoria Research Randomizer (https://www.randomizer.org/). Los códigos de cada grupo se almacenaron en sobres sellados. El osteópata (autor principal) no participó en la generación de la secuencia aleatoria ni en la evaluación de los resultados del estudio. En la primera visita del paciente, el osteópata abrió los sobres sellados que contenían los códigos del grupo de asignación.

2.4. Cegamiento

Los padres de los bebés que participaron en el estudio no estaban ciegos al tratamiento de los bebés. Los pediatras que remitieron a los bebés al ensayo clínico recomendaron que los bebés no fueran separados de sus padres en ningún momento del ensayo. Los investigadores que evaluaron los resultados del ensayo fueron cegados a la asignación del grupo de bebés durante todo el período de estudio. El estadístico que realizó los análisis de resultados fue cegado a la asignación de grupos al renombrar los grupos con números.

2.5. Medidas de resultado

El resultado primario fue el llanto, y los resultados secundarios fueron el sueño y la gravedad de los cólicos. El llanto se midió según el total de horas de llanto por día.
Estos datos fueron recopilados por todos los padres e introducidos en el diario el primer día de la intervención, y los días 7, 14 y 24 del estudio. En cuanto a los resultados secundarios, las mediciones del sueño consistieron en la cantidad total de horas que el niño durmió en un día, lo que también fue registrado en el diario por los padres en los días 7, 14 y 24 del estudio. La gravedad de los cólicos se evaluó mediante el Cuestionario sobre la gravedad de los cólicos infantiles (ICSQ)5 , un cuestionario fiable y validado para el diagnóstico y la evaluación de los cólicos infantiles. Los padres completaron 25 preguntas evaluando el llanto, el sueño, la lactancia, las heces, los eructos, los vómitos y el gas.
La puntuación más alta es de 100. Los bebés que obtuvieron más de 50 puntos fueron que se considera que sufre de cólicos infantiles.
Ambos grupos fueron evaluados en 4 momentos diferentes durante un período de 24 días: el primer día (línea de base), y los días 7, 14 y 24.

2.6. Intervención

Los padres de los bebés que fueron remitidos por los centros de salud locales asistieron con la intención de participar en el estudio. Los padres fueron plenamente informados del objetivo del ECA y aceptaron voluntariamente participar en este ECA no remunerado. Firmaron un formulario de consentimiento y reconocieron que era un estudio experimental de acuerdo con las políticas de la Declaración de Helsinki de la Asociación Médica Mundial, versión enmendada de 2013. Los bebés fueron asignados al azar entre dos grupos, el grupo de control y el grupo experimental. Los tratamientos del CST fueron implementados por el autor principal del estudio, un terapeuta craneosacral profesional con 7 años de experiencia como terapeuta craneosacral pediátrico y osteópata, y 12 años de experiencia como fisioterapeuta infantil

Durante la primera visita (línea de base), los padres de ambos grupos rellenaron una anamnesis inicial, un cuestionario sobre la gravedad de los cólicos (ICSQ) y un diario de llanto y sueño. Posteriormente, el osteópata (autor principal) abrió los sobres sellados que contenían los códigos del grupo de asignación. Evaluó y realizó un tratamiento de CST para el grupo experimental de bebés y no administró ningún tratamiento al grupo de control. En las tres visitas siguientes, que tuvieron lugar el día 7, el día 14 y el día 24 del estudio, los padres de ambos grupos rellenaron un cuestionario de gravedad (CSI) y un diario de llanto y sueño. El día 7, después de la evaluación, los bebés del grupo experimental que siguieron mostrando síntomas de cólico recibieron una segunda sesión del CST. El día 14, después de la evaluación, los bebés del grupo experimental que continuaron mostrando síntomas de cólico recibió un tercer período de sesiones del CCT. El día 24, los padres de los bebés de ambos grupos completaron el cuestionario y las evaluaciones del diario y ningún bebé recibió el CCT.
Después de cada evaluación, las evaluaciones se colocaron en un sobre sellado, a cada una se le asignó un número único, para su posterior análisis. Un investigador independiente, no involucrado en el estudio, reunió estos sobres e introdujo los datos asociados con cada número en el programa de ordenador. Estos datos fueron compartidos con el estadístico en para analizar los resultados. Los investigadores involucrados en este ensayo hicieron no tienen acceso a los datos en ningún momento.

2.7. El grupo de tratamiento

Los bebés fueron convocados en 4 días diferentes para la evaluación: el día 1 (línea de base), el día 7, el día 14 y el día 24 del estudio. Después de cada evaluación, se determinó si los bebés recibieron o no una sesión del CST. Para cada bebé, el número de sesiones fue determinado por el desarrollo del bebé y la remisión de los síntomas, esta información fue reportada por los padres de los bebés en cada evaluación. Los bebés recibieron 1, 2 o 3 sesiones de CST con una duración de 30-40 minutos. La primera sesión de CST se llevó a cabo el día 1, la segunda sesión el día 7 y la tercera sesión el día 14.
Dos de los 29 bebés del grupo experimental (5,8% EG) recibieron sólo 1 sesión del CCT, el día 1. Diecisiete bebés (58,6% EG) recibieron 2 sesiones del CCT, los días 1 y 7. Diez bebés (34,4% EG) recibieron 3 sesiones del CCT, los días 1, 7 y 14. El promedio de las sesiones realizadas con el grupo del CCT fue de 2,27 y la duración media de cada período de intervención fue de 9 días.

La intervención de la Terapia Craneosacral incluyó las siguientes técnicas: equilibrio de los diafragmas pélvico, torácico y clavicular (planos transversales).En cada sesión, el terapeuta craneosacral evaluaba todo el cuerpo del paciente, siguiendo las técnicas manuales descritas anteriormente y tratando la tensión acumulada en los tejidos del cuerpo con un toque de escucha suave hasta que el terapeuta percibía una liberación de la tensión.
Antes de la primera evaluación, los padres de los bebés recibían recomendaciones escritas sobre cómo cuidar a un bebé con cólico infantil. Las recomendaciones incluyen: hacer cambios posturales frecuentes; alternar la posición del bebé en la cuna girando la cabeza una vez a cada lado; mantener una posición de línea media enrollada y alineada cuando se amamanta, doblar las rodillas del bebé cuando se le está cargando; asegurarse de que el bebé se agarra bien al pecho, asegurarse de que el pezón y la areola se insertan en la boca; asegurarse de que el pezón del biberón esté siempre lleno de leche; elevar al bebé a una posición sentada después de alimentarlo para facilitar la expulsión de gases; poner al bebé boca abajo cuando esté despierto; flexionar y extender las piernas del bebé simultáneamente; sostener y mecer suavemente al bebé. Estas mismas recomendaciones aparecen en las directrices pediátricas que los centros de salud ofrecen a los padres de bebés que sufren de cólicos infantiles. Un documento similar fue entregado al grupo de control. El primer día los padres recibieron una copia detallada de la guía, para que pudieran confiar en ella y aplicar las recomendaciones en casa.

2.8. El grupo de control

Se aconsejó a los padres de los bebés del grupo de control que continuaran con sus actividades habituales, definidas como cualquier actividad diaria normal. Estos bebés no recibieron ninguna terapia manual ni fueron tratados en ningún momento por el terapeuta que realizó este estudio durante sus 24 días de duración. El día 1 los padres del grupo de control recibieron recomendaciones escritas idénticas a las dadas a los padres del grupo CST.
Las mismas recomendaciones aparecen en las directrices pediátricas proporcionadas por los centros de salud a los padres de bebés que sufren de cólicos infantiles.

2.9. Análisis estadístico

Todos los análisis estadísticos se realizaron utilizando las estadísticas del SPSS versión de software 22.0. Se emplearon estadísticas descriptivas para analizar la información clínica y demográfica. Los datos recogidos de los resultados de cada grupo que mostraban la media y la desviación estándar (SD); la prueba de Chi cuadrado (para las variables cualitativas) y la prueba de la t de Student (para las variables cuantitativas o de escala) se realizaron para evaluar la homogeneidad de ambos grupos en cuanto a las características demográficas y clínicas. Se aplicó el análisis de medidas repetidas de covarianza (rANCOVA) con corrección de Bonferroni para probar los efectos de las intervenciones sobre el llanto, el sueño y la gravedad de los cólicos en todos los puntos temporales. rANCOVA se llevó a cabo con el tiempo (el día 7, el día 14 y el día 24) como variable dentro del sujeto, con el grupo de intervención (CST o control) como factor entre sujetos y los respectivos valores de referencia como covariables. El nivel de referencia del llanto se consideró como una covariable del llanto, el nivel de referencia del sueño se consideró como una covariable del sueño y el nivel de referencia de la gravedad de los cólicos se consideró como una covariable de la gravedad de los cólicos. Se realizaron comparaciones post hoc por pares con la corrección de Bonferroni para estudiar en qué momento los grupos difieren significativamente.
Se calcularon las diferencias medias y el intervalo de confianza (IC) del 95% entre los grupos en el día 7, el día 14 y el día 24 para el llanto, el sueño y la gravedad de los cólicos. Se utilizó el eta cuadrado parcial (η2) como indicador del tamaño del efecto en diferentes niveles que se elucida como pequeño 0,01; medio 0,06 y grande 0,14. Además, los tamaños de los efectos fueron calculados por el Cohen D coeficiente. Un tamaño de efecto inferior a 0,2 refleja un tamaño de efecto insignificante; 0,2 o más y menos de 0,5 indica un tamaño de efecto pequeño; entre 0,5 o mayor y menos de 0,8, un tamaño de efecto moderado, y 0,8 o mayor, un  un gran tamaño de efecto.

3. Resultados

Un total de 29 bebés con cólicos infantiles fueron asignados al azar al grupo de CST y 29 bebés al grupo de control (ver Fig. 1). Los datos faltantes encontrados corresponden a los 4 abandonos del grupo de control. Los 4 bebés que abandonaron sólo asistieron al primer día en el que se registraron las características sociodemográficas y los valores de base, no asistieron al resto de las evaluaciones (días 7, 14 y 24). Las características de base de los parámetros sociodemográficos de los bebés se muestran en la tabla 1. La edad de los bebés osciló entre los 10 y los 84 años días, una media de 36,5 ± 18, 50% mujeres y 50% hombres, con varios tipos de experiencias de nacimiento, alimentación y características de alimentación, igualmente distribuido. No se encontraron diferencias significativas (p > 0,05) entre la demografía social del bebé en cualquiera de los dos grupos de estudio. La muestra fue
distribuidos homogéneamente entre los grupos de este estudio en lo que respecta a
a los parámetros socio-demográficos (Tabla 1). El análisis descriptivo (media, SD) y los efectos obtenidos de los resultados primarios y secundarios (llanto, sueño y gravedad de los cólicos) elv día 7, el día 14 y el día 24 se especifican en la Tabla 2. Los progresos obtenidos de principio a fin se reflejaron en cuadros separados para el llanto (Fig. 2), la gravedad de los cólicos (Fig. 3) y el sueño (Fig. 4).

3.1. Resultados primarios

Los resultados de rANCOVA con llanto de base como covariable demostraron un efecto significativo del grupo en las horas de llanto (F = 188,47; p < 0,0005; η2 = 0,78), siendo el grupo del CST el que mostró la mayor mejora en los tres puntos finales del estudio (Tabla 2). Los bebés del grupo CST mostraron una diferencia estadísticamente significativa en la disminución de las horas de llanto en comparación con el grupo de control, una diferencia media de -2,47 h (IC 95%, -2,95 a -1,99; p < 0,0005; d = 1,73) en el día 7, -3,29 h (IC 95%, -3,7 a -2,8; p < 0,0005; d = 2,87) en el día 14 y -3,20 h (IC 95%, -3,7 a -2,6;

3.2. Resultados secundarios

Los resultados de rANCOVA con el sueño de base como covariable demostraron efecto significativo del grupo en las horas de sueño (F = 61,20; p < 0,0005, η2 = 0,54), siendo el grupo del CST el que muestra la mayor mejora en los tres puntos finales del estudio (Tabla 2). Los bebés del grupo CST mostraron un aumento estadísticamente significativo de las horas de sueño en comparación con el grupo de control: 2,69 h (IC del 95%, 1,9 a 3,4; p < 0,0005; d = 1,08) en el día 7, 3,17 h (IC del 95%, 2,3 a 3,9; p < 0,0005; d = 1,44) en el día 14 y 3.13 h (95%CI, 2,2 a 3,9; p < 0,0005; d = 1,48) el día 24 (Tabla 2) Los resultados de rANCOVA con el sueño base como covariable demostraron un efecto grupal significativo en la gravedad de los cólicos (F = 143,74; p < 0,0005, η2 = 0,73), siendo el grupo del CST el que mostró la mayor mejoría entre los tres puntos finales del estudio (Tabla 2).
En comparación con el grupo de control, los bebés del grupo CST informaron de una gravedad de cólicos significativamente menor, una diferencia media de -12,08 puntos (95%CI, -15,1 a -9,0; p < 0,0005; d = 1.82) el día 7, -17,31 puntos (IC 95%, -20,2 a -14,36; p < 0,0005; d = 3,07) el día 14 y -18,55 puntos (IC 95%, -21,4 a -15,6; p < 0,0005; d = 3,35) el día 24 (Tabla 2). Además, los padres no informaron de ningún efecto adverso en los bebés involucrado en este estudio.

4. Discusión

Este ensayo controlado aleatorio mostró la eficacia de la terapia craneosacral en un grupo experimental que recibía CST, en contraposición a un grupo de control en el que los padres sólo recibían orientación sobre cómo manejar el cólico infantil. Los resultados sugieren efectos significativos y clínicamente relevantes con respecto al llanto, el sueño y la gravedad del cólico en el día 7, el día 14 y el día 24 del estudio. Los bebés que participaron en este estudio fueron bebés diagnosticados con cólicos, de 10 a 84 días de edad. Las diferencias en los resultados primarios y secundarios entre el grupo de TCS y el grupo de control mostraron una mejora en el grupo que recibió TCS en comparación con el grupo que no recibió ninguna terapia manual. Los resultados mostraron un tamaño de efecto grande en todas las etapas de la evaluación. Las diferencias entre los grupos durante la evaluación final (en el día 24) sugieren que el grupo que recibió el TCS registró 18,55 puntos menos de gravedad de cólicos y 3,2 h menos de tiempo de llanto por día en comparación con el grupo de control. También mostró un aumento en las horas de sueño,

3,13 h más por día que el control grupo.

La literatura anterior muestra estudios que subrayan los efectos del CST en el cólico infantil. Un estudio aplicó de 5 a 7 sesiones (2 a 3 por semana) de descompresión occipital-sacral a un grupo y manipulación vertebral al otro31 . Otro estudio aplicó las técnicas de CST en 1 a 4 sesiones (1 por semana) a un grupo, basándose en el juicio del terapeuta, mientras que el otro grupo no recibió ninguna terapia manual32 encontró que las horas de llanto se redujeron y el sueño aumentó en
los niños con cólicos.
Para el estudio discutido aquí, decidimos realizar de 1 a 3 sesiones dependiendo del cese o continuación de los síntomas del cólico en cada
participante que reciba el CCT y dejar una semana de margen entre las sesiones para que el cuerpo se adapte a la liberación de tensiones después de cada sesión. Creemos que el número de sesiones que cada niño necesita en para alcanzar un estado de relajación puede depender de las diferentes las disfunciones y tensiones musculoesqueléticas encontradas en cada individuo.
Se necesitan más ensayos para investigar más a fondo este tema. Un tema que se está estudiando sobre las terapias manuales para los bebés que sufren de cólico infantil es si cegar o no a los padres con el conocimiento de los tratamientos realizados en los bebés. Lo ideal desde el punto de vista metodológico sería que los padres evaluaran los síntomas de sus bebés sin saber si se había realizado algún tratamiento. Sin embargo, impedir que los padres estén presentes mientras un desconocido administra a los bebés una terapia física que dura más de 30 minutos podría agravar los síntomas de los bebés, provocando un aumento del llanto y desencadenando la preocupación e irritación de los padres33 . La mayoría de los ECAs 28,29,32,33 que incluían terapia manual no cegaron a los padres de los sujetos. Otros tipos de tratamiento de aplicación más rápida, como los medicamentos o los probióticos, facilitan el cegamiento de los padres al tratamiento, ya que no hay necesidad de separarlos de sus hijos durante la duración del tratamiento o de la farsa. En un ensayo aleatorio y controlado de la terapia craneosacral para el dolor de cuello se utilizó un tratamiento falso de toque ligero41 . En este estudio no se utilizó un toque ligero como tratamiento falso porque el toque ligero podía inducir la relajación y activar el sistema nervioso parasimpático 51 y podía influir en los síntomas del cólico.
En el ECA 30 sobre terapia manual quiropráctica para el cólico infantil, se dividieron tres grupos de bebés en bebés tratados, padres no ciegos; bebés tratados, padres ciegos; y bebés no tratados, padres ciegos. Los resultados obtenidos para los bebés tratados no fueron significativamente diferentes para los ciegos en comparación con los padres no ciegos. Las conclusiones de Miller (2012) mostraron que el conocimiento del tratamiento por parte de los padres no parecía contribuir a los efectos observados del tratamiento. Por lo tanto, es poco probable que el efecto observado del tratamiento se deba a un sesgo por parte del progenitor informante.
En el futuro sería conveniente realizar estudios con y sin cegar a los padres a los tratamientos, permitiendo así una mejor las conclusiones que deben extraerse sobre la eficacia de los tratamientos y cualquier prejuicio por parte de los padres.
De todas las técnicas manuales utilizadas para el tratamiento del cólico infantil, elegimos el CST, que ya se había utilizado en dos ECA en los que se redujeron los síntomas del cólico infantil y no se encontraron efectos secundarios después de realizar el CST.31,32 El fundamento teórico de este estudio se basa principalmente en el hecho de que la compresión del nervio vago puede causar síntomas somáticos, como el llanto excesivo 32,47,52 y la irritación de los nervios IX y X causada por la compresión de un foramen rugoso, que puede dar lugar a problemas gastrointestinales y trastornos de la deglución, incluidas las dificultades de alimentación del bebé49,53,54 Además, esto puede repercutir en las funciones cognitivas superiores, como el estado de alerta, el sueño y las emociones54,55 . Las disfunciones craneales también pueden ser un factor común en los recién nacidos debido al estrés experimentado durante el nacimiento47 . Kirjavainen y otros no encontraron ninguna relación entre el desequilibrio del SNA y el cólico infantil56 , mientras que Porges y otros57 observaron que cuanto mayor es el tono vagal de los bebés, mayor es la irritabilidad y la dificultad que se presenta al tratar de calmarse. El CST puede ayudar a liberar las disfunciones craneales y mejorar la irrigación del nervio vago para reducir los síntomas del cólico infantil.
Además, el llanto excesivo en los niños pequeños se ha asociado con un impulso rítmico craneal (IRC) anormal 59 y una de las bases del CST es facilitar la mejora del CRI.38,39 Las técnicas utilizadas en este estudio han sido seleccionadas en base a investigaciones previas sobre el CST en el cólico infantil,31,32 aunque consideramos que es esencial realizar más estudios para consolidar la eficacia de este procedimiento terapéutico.

4.1. Fortalezas y limitaciones de este estudio

Los puntos fuertes de este diseño de estudio incluyen la secuencia aleatoria y ciega y el uso de un grupo de control que no recibió ningún tratamiento y con el que se compararon los resultados y los instrumentos de evaluación.
Este estudio llevó a cabo su evaluación con un cuestionario fiable (ICSQ) para medir la gravedad de los cólicos infantiles 5 y un diario para medir el llanto y el sueño, proceso que es similar a los ECA sobre el TCS y los cólicos mencionados anteriormente.
Una limitación de este estudio fue la ausencia de una evaluación ciega por parte de los padres. Esto podría considerarse un factor de distracción y, por consiguiente, debe abordarse en estudios futuros Sería interesante realizar un ECA con seguimiento a largo plazo, para observar la evolución del grupo de control y del grupo experimental a lo largo del tiempo. El tratamiento manual utilizado en este estudio sólo lleva a conclusiones sobre la eficacia del TCS dados los resultados clínicos subjetivos. Todavía no está claro si el CST afecta realmente las estructuras fasciales a las respuestas fisiológicas cuantificables. Por lo tanto, el diseño de nuevos estudios debería incluir medidas fisiológicas objetivas adicionales, así como técnicas manuales fasciales más estandarizadas.

5. Conclusión

La terapia craneosacral parece ser eficaz y segura para la infancia cólico reduciendo el número de horas de llanto, la gravedad del cólico y aumentando el total de horas de sueño. Otros estudios con el sistema de es necesario hacer un seguimiento para sacar conclusiones más específicas que apoyen la eficacia del CST en el tratamiento del cólico infantil.

Agradecimientos

El presente estudio de investigación está asociado a la tesis de doctorado “Eficacia de la Terapia Craneosacral en el tratamiento de la infancia cólico”. Los autores desean agradecer a todas las familias por su apoyo y participación en este juicio.

Leer artículo completo aquí

Las raíces indígenas americanas de la osteopatía, la polaridad y la terapia craneosacral

Parece que los orígenes de la Osteopatía, creada por Andrew Taylor Still, MD DO (1828-1917) a finales del siglo XIX, radican en realidad en la carrocería tradicional de los indios americanos. (Utilizo el término “Indígena Americano” como lo usa AIM en el “Movimiento Indígena Americano”.) Ahora sabemos que entre los nativos de esta tierra existía una tradición de curación que combinaba una forma de masaje y manipulación osteopática con un trabajo energético y narrativo.1 De hecho, el Dr. Still, cuya familia era del sudoeste de Virginia, donde el territorio era tradicionalmente Shawnee y Cherokee, vivió entre los Shawnee durante muchos años en su reserva en Kansas, donde la tribu fue reubicada por la fuerza en el siglo XIX. El padre de Still era un misionero y médico de los Shawnee y, a partir de 1853, Still lo asistió durante varios años como parte de su formación médica.

Anteriormente, sin embargo, en el condado de Tazewell, Virginia, a fines del siglo XVIII, donde el territorio era fuertemente disputado por los habitantes nativos, los cherokees y los shawnee, la familia de colonos del Dr. Still ya había tenido varios encuentros trascendentales, de diferente naturaleza, con los indios. En la lucha por la propiedad de la tierra, varios de los ancestros de Still habían perdido sus vidas y otros fueron llevados cautivos. Su abuelo materno había sido capturado a los catorce años por el jefe indio Shawnee, Lobo Negro, en una incursión india en la hacienda y llevado a vivir con los Shawnee en Ohio. Luego, en una incursión posterior, el bisabuelo de Still fue asesinado con tres de los niños, y la bisabuela de Still fue tomada cautiva con los niños restantes, y más tarde asesinada también, durante el viaje al norte. El abuelo de Still fue finalmente rescatado, después de ser vendido como esclavo a un comerciante francés, y regresó a Virginia después de algunos años2. Se informa de que Andrew Taylor Still y su padre han desarrollado una excelente relación con los descendientes de esos mismos Shawnee en Kansas. Still vivió con su esposa e hijos en una granja de la reserva Shawnee durante varios años, arando la tierra con bueyes, cultivando maíz, y se dice que aprendió el idioma Shawnee con fluidez, mientras ayudaba con el doctorado del Shawnee.

Más tarde, cuando el Dr. Still se convirtió en un médico y cirujano reconocido, aunque nunca dijo dónde había aprendido sus técnicas de masaje musculoesquelético y de órganos, que denominó Osteopatía, se sabe que aludió a los métodos de fijación de huesos del Shawnee al menos una vez, según informó el director del Museo de Medicina Osteopática en una conferencia, que añadió que Still utilizaba a menudo “la frase ‘Echando una mirada india’ a algo”. Olvidando lo que sabes y sólo para observar tranquilamente sin pensamientos”. A esto le siguió una cita de la Autobiografía de Still

Toda la naturaleza parecía esperar con silenciosa expectación. Con la mano de hierro de la voluntad, cerré las puertas de la memoria, cerré el pasado con todas sus viejas ideas. Mi alma tomó una actitud receptiva, mi oído estaba sintonizado con la armonía rítmica de la naturaleza.

De hecho, el Dr. Still vivió su vida, como los indios nativos, por una creencia centrada en la naturaleza.9 Y cuando comenzó su práctica médica, se anunció como “curandero magnético” y “curandero del rayo” antes de nombrar sus métodos Medicina Osteopática.

Hoy en día, gran parte de la curación tradicional de los indios americanos se ha perdido, porque los misioneros cristianos la llamaron “adoración al diablo”. Sin embargo, lo que ha sobrevivido en algunos lugares del país (junto con la curación y la colocación de huesos de los zuni y los navajos) es el trabajo corporal de los cherokees, que seguramente era similar a las prácticas de los shawnee, ya que eran tribus vecinas en Virginia. El trabajo corporal cheroqui hoy en día es practicado y enseñado por el Dr. Lewis Mehl-Madrona, MD PhD, de herencia cheroqui y lakota, profesor en varios colegios y universidades (más recientemente en Dartmouth, Maine), investigador médico y autor de muchos libros, incluyendo Medicina Coyote. Su tesis, junto con algunos de sus colegas, es que el Dr. Still aprendió mucho de lo que se convertiría en Osteopatía durante sus años de asistencia a su padre en sus deberes médicos entre los Shawnee. El Dr. Mehl-Madrona, que busca honrar y preservar el trabajo corporal de los Cherokees, llegó a esta conclusión después de experimentar y ver las muchas similitudes entre el trabajo corporal de los Cherokees y la Osteopatía.

Curiosamente, esto indicaría que los orígenes de la terapia craneosacral y de la polaridad también se encuentran en la carrocería tradicional de los indios americanos, ya que tanto el Dr. William Garner Sutherland, DO (1873-1954), el creador de la osteopatía craneal (la base de la actual terapia craneosacral), como el Dr. Randolph Stone, DO DC ND (1890-1981), el creador de la terapia de polaridad, fueron estudiantes de Andrew Taylor Still. Los culturistas cherokees, informa Mehl-Madrona, que aprendieron el método de dos mujeres cherokees tradicionales, son maestros en el trabajo con la energía y la respiración, y también mueven los huesos del cráneo, buscando las crestas, aunque con más fuerza que los practicantes craneosacrales. Hacen esto junto con un masaje de tipo osteopático y la manipulación de los tejidos musculoesqueléticos, órganos y articulaciones, así como la acupresión en puntos y canales de energía (que, de hecho, corresponden a los meridianos). Combinan todo esto con un suave balanceo y con curación narrativa, tanto verbal como energética, utilizando la narración de historias y el diálogo con el sistema musculoesquelético y con el cliente, y un intenso trabajo de respiración para “restaurar el espíritu” en todas las partes del cuerpo, al dar tratamientos que comúnmente se refieren como “doctorado”.

Además, hay un componente espiritual muy importante en la carrocería de los cherokees, que puede aparecer como elementos del ritual y la ceremonia tradicional, lo que puede significar el uso de humo (ofreciendo hierbas como la hierba dulce, el cedro, la salvia y el tabaco), plumas, cristales, imágenes e intención, para mover la energía y trabajar con el mundo de los espíritus, o la oración. Curiosamente, además del trabajo corporal físico que hacen los osteópatas, el Dr. Mehl-Madrona ha encontrado una similitud más entre los osteópatas y los trabajadores corporales tradicionales de los indios americanos: muchos osteópatas, aunque normalmente no hablan de ello en público, como los cherokees y otros indios americanos, conversan con los guías y otros seres espirituales, y utilizan el diálogo y la intención durante su práctica. Y se sabe que tanto los terapeutas de Polaridad como los Craneosacrales hacen lo mismo.

El reconocido profesor de Biodinámica Craneosacral y Polaridad Franklyn Sills, en uno de sus libros de formación, describe los paralelismos entre la “chamanística” o curación tradicional y la terapia craneosacral:

El chamanismo es una tradición de curación que se encuentra en casi todas las culturas antiguas y primitivas. Reconoce un principio de ordenamiento divino que actúa en el universo y las raíces espirituales de la creación. El trabajo que hacemos en la biodinámica craneosacral tiene resonancias chamanísticas directas. Nos orientamos a fuerzas más profundas en el trabajo y a principios de ordenamiento que “no están hechos por manos humanas”.

Sills continúa hablando de la “sorprendente similitud de enfoque entre culturas muy diversas”, incluyendo la “curación chamánica navajo” y la “recuperación del alma” en las culturas clásicas12 . Asimismo, en el artículo que acompaña a éste, el instructor de Craneosacral y Polaridad Gary Strauss habla de las similitudes en su trabajo con las prácticas chamánicas.

Digo, ¿no es una dulce ironía, o justicia poética, más bien, que aparentemente debemos la Medicina Osteopática, la Polaridad y la terapia Craneosacral a los habitantes originales de esta tierra, los indios americanos? ¿Y no es hora de que les demos el crédito debido, y que les ayudemos a restaurar sus tradiciones de curación espiritual a su legítimo lugar en el sistema de salud de América?

Podemos hacerlo apoyando a los curanderos tradicionales en su trabajo y honrando sus sistemas, aprendiendo y practicándolos, para que sus métodos de curación sean más accesibles. De esta manera (como se hizo con las prácticas tradicionales como la medicina china), podemos seguir los pasos de Lewis Mehl-Madrona, ayudando a lograr la inclusión de las prácticas de curación tradicionales amerindias, o nativas americanas, en los servicios médicos generales e integradores.

Nita M. Renfrew es una practicante de Cherokee Bodywork y masajista licenciada, y estudiante del Dr. Lewis Mehl-Madrona (con quien fue coautora de un artículo sobre Reiki, junto con Barb Mainguy, para una revista médica). Renfrew ha estudiado con varios curanderos tradicionales y otros, y practica varias modalidades de curación con energía, así como modalidades de curación chamánica, incluyendo Craneosacral. También es artista, escritora y editora de A Journal of Contemporary Shamanism. 

Leer artículo completo

Curso de especialización en Osteopatía deportiva

curso de osteopatía deportiva
Curso de especialización en Osteopatía deportiva

Presentación

El abordaje de un deportista de alto nivel es técnicamente difícil. Es un individuo exigente que conoce perfectamente su cuerpo. Está supervisado por un equipo de profesionales muy competentes: Es supervisado médicamente, masajeado, estirado, manipulado, seguimiento dietético, psicólogo deportivo, etc. Eso sumado a un estilo de vida casi irreprochable.

Esta tipo de atletas no presenta lesiones grandes pero si muchas pequeñas lesiones, insignificantes para otros profesionales de la salud. Las pruebas tradicionales detectan lesiones, pero no encuentran las pequeñas, que sólo unas manos capacitadas y expertas pueden percibir.

En este curso se proponen herramientas para resaltar estas pequeñas disfunciones somáticas, desarrollando su percepción sinestésica, y su destreza para prevenir lesiones.

Se enriquecerán las técnicas manipulativas aprendiendo un gesto preciso y medido, combinando masa y alta velocidad con nuevas técnicas de apertura para máxima seguridad, respondiendo perfectamente a la problemática del deportista: Aliviar al instante, favorecer la recuperación y continuar la competición sin detenerse y sin perjudicar su programa de entrenamiento.

Se mostrarán una treintena de técnicas rediseñadas

– Indicaciones, contraindicaciones y efectos secundarios de las manipulaciones vertebrales.

– Discusiones de casos clínicos presentados por los participantes.

Aspectos teóricos

Hablaremos sobre los fundamentos etiopáticos, las variables de regulación de un sistema, las metámeras y las aplicaciones concretas.

La diferencia entre doloroso y móvil / doloroso y bloqueado, los diferentes contactos con sus características, diferencia entre fuerza, masa, velocidad, densidad, aceleración, crónica, aguda, subaguda.

También veremos los diferentes thrust: en velocidad, masa, balística e incorporando cadenas mecánicas de palanca ascendente / descendente y su uso en la práctica y la patología.

Aprenderemos a inventar técnicas en función del lugar y el momento, las lesiones complejas, las técnicas en decoaptación, cierre, y aprenderás a probar una articulación sin compararla con la otra, así como muchos otros temas que despertarán tu curiosidad y responderán a tus preguntas.

Un curso centrado principalmente en la práctica intensiva (80% práctica /20% teórico).

Objetivos del curso

Con este curso de especialización podrás:

  • Optimizar tus manipulaciones
  • Combinar precisión y seguridad
  • Mejorar la calidad de tus acciones

    Esta formación te permitirá trabajar y desarrollar tu agudeza táctil, para ampliar el arsenal de técnicas utilizadas, y facilitar la adquisición y el dominio de nuevas herramientas terapéuticas.

    Se abordan tres nuevos puntos:
  • Objetivar más fácilmente la lesión osteopática mediante la prueba de resistencia 
  • Posicionarse con rigor
  • Organizar el manejo del paciente con delicadeza

    Una vez realizada la formación, el alumno estará capacitado para orientar el desarrollo práctico e inmediato en clínica.

Horario

14-15 de Marzo y 18-19 de Abril de 2020
De 09 a 14h y de 16 a 21h (40 horas)

Destinado a:

Osteópatas y estudiantes de 4º año de Osteopatía

* Curso dictado en Francés, con traducción simultánea al castellano

Profesor

Eric Robinson (France)
  • Osteópata desde 1997
  • Profesor en escuelas superiores de Osteopatía desde 2001

  • Ha sido osteópata en diversos equipos de fútbol (Bayern de Munich, l’Olympique de Marseille, Fútbol Club Barcelona, Girondins de Bordeaux) y selecciones nacionales de fútbol desde 1999.

  • Amplia experiencia en deportes de élite:
    Boxeo, Ski, Triatlón, MMA, surf o ballet

  • Fundador de la Asociación Internacional de Osteópatas del deporte

Precio del curso

Alumnos EOTS: 250€ / seminario  (2 seminarios)
Alumnos externos: 300€ / Seminario (2 seminarios)

*Después del 28 de Febrero, el precio se incrementará 30€ cada seminario

Inscripción

986-852-531  o info@escuelaosteopatiaeots.es 


(Los campos con "*" son obligatorios)

Curso de Abordaje osteopático del Diafragma. La respiración sistémica

posgrado de osteopatia en la escuela de osteopatia eots
Curso de respiración sistémica. Abordaje osteopático del diafragma

Presentación del seminario

El trabajo del osteópata es restaurar la homeostasis dentro del cuerpo, para promover la mejora de las funciones vitales (circulatorias, respiratorias, etc.) y de esta manera, obtener la armonía funcional de la estructura.

Los diafragmas corporales son estructuras extremadamente importantes ya que deben mantener las diferentes relaciones de presión entre todas las partes del cuerpo. Las alteraciones de estas relaciones pueden manifestarse con cambios en la movilidad, la motilidad y la función de las estructuras de los órganos viscerales que, sometidas a fuerzas anormales (como intensidad, orientación y tiempo) darán lugar a anomalías funcionales.

Existen 5 diafragmas corporales:

  • Tentorio del cerebelo (cráneo)
  • Diafragma bucal
  • Diafragma torácico
  • Diafragma torácico superior (incluso entre clavícula-esternón y primera costilla)
  • Diafragma pélvico


El músculo del diafragma respiratorio condiciona todo el sistema del cuerpo, incluidas las emociones, y se vuelve limitante acercarse a la respiración solo identificando este segmento.

Por ello, es importante evaluar y reequilibrar estos 5 diafragmas antes de realizar técnicas específicas a nivel visceral. La sincronización de los 5 diafragmas implica la aplicación de varias técnicas específicas aplicadas en sucesión teniendo en cuenta la morfología funcional de cada caso en particular.

Incluso en el recién nacido (quizás después de un parto prolongado y difícil) puede ser una excelente manera de abordarlo desde las primeras sesiones para reequilibrar su estructura de la mejor manera posible.

Objetivos del curso

En el curso se realizará un estudio desde un punto de vista altamente científico y del abordaje técnico manual.

Se detallarán las conexiones con otros distritos anatómicos considerados como diafragmas, cómo examinarlos en conjunto y su posterior tratamiento de osteopatía, presentando nuevos enfoques técnicos y de evaluación.


Contenidos

Sábado

1- Introducción e historia de los 5 diafragmas: diafragma respiratorio, suelo pélvico, estrecho torácico, complejo lingual, tentorio del cerebelo.

2- Abordaje fascial osteopático

3- Introducción al diafragma e inervación:
-Anatomía e inervación del diafragma.
– Funciones del diafragma: más allá de la respiración.
– Relaciones sistémicas del diafragma: fascia e inervación.
– Cómo palpar el diafragma: evidencia científica.
– Cómo evaluar el diafragma: escala MED
– Cómo trabajar manualmente el diafragma.

4- Tratamiento manual del nervio frénico.

5- Cómo palpar el diafragma pélvico: evidencia científica.
– Cómo trabajar manualmente el suelo pélvico en cada componente: músculos, fascia, articulaciones e inervación (1ª parte)

Domingo

– Cómo trabajar manualmente el suelo pélvico en cada componente: músculos, fascia, articulaciones e inervación (2ª parte)

6- Cómo palpar el canal de entrada torácico: evidencia científica.
– Cómo trabajar manualmente el estrecho torácico en cada uno de sus componentes: músculos, fascia, articulaciones e inervación.

7- Cómo palpar el complejo lingual: evidencia científica
– Cómo trabajar manualmente el complejo lingual en cada uno de sus componentes: músculos, fascia, articulaciones e inervación.

8- Cómo palpar el tentorio del cerebelo.
– Cómo trabajar manualmente en cada uno de sus componentes: músculos, fascia, articulaciones e inervación.

9- Evaluar y trabajar juntos los 5 diafragmas.

10- El tacto que une.

Horario

Sábado 5 y domingo 6 de Octubre de 2019
De 09 a 14h y de 16 a 21h (20 horas)

Destinado a:

Osteópatas y otros profesionales sanitarios

* Curso dictado en Italiano, con traducción simultánea al castellano

Profesor

Bruno Bordoni (Italy)

• Osteópata D.O y Fisioterapeuta en el Instituto de Rehabilitación cardiaca de Milán desde 1994
• Profesor en el Máster de Osteopatía. Universidad Tor Vegata. Roma
• Editor jefe de Medicina Osteopática para la revista StatPearls.
• Miembro comité editorial: Journal of Alternative Medicine and Mind Bod Practices
• Investigador registrado ante el Ministerio de Sanidad italiano
• Revisor de múltiples revistas Internacionales de Medicina
• Autor de varios libros, y artículos científicos sobre Osteopatía
• Docente en varias escuelas internacionales de Osteopatía

Precio del curso

Alumnos EOTS: 250€
Alumnos externos: 300€

*Después del 15 de Septiembre, el precio se incrementará 30€

Inscripción

986-852-531 o info@escuelaosteopatiaeots.es


(Los campos con "*" son obligatorios)

Curso del Método R.T.M. (Reposicionamiento Tisular por micromovimiento)

curso del metodo rtm en terapia manual escuela de osteopatia eots
Curso de reposicionamiento tisular para fisioterapeutas y osteópatas en Pontevedra. Escuela EOTS

MÉTODO R.T.M. (Reposicionamiento Tisular por
Micromovimiento) DE TERAPIA MANUAL


EL CURSO VA DIRIGIDO A LOS FISIOTERAPEUTAS Y
OSTEÓPATAS


PRESENTACIÓN
El aumentar el número posible de técnicas a utilizar en el tratamiento de
nuestros pacientes, se hace imprescindible en la práctica clínica del fisioterapeuta/ kinesiólogo/osteópata. El método R.T.M. nos dará una nueva herramienta para aumentar la eficacia de nuestro tratamiento.
El método R.T.M. encamina el tratamiento a devolverle una correcta ordenación, composición y propiocepción a los distintas articulaciones periféricas, músculos, el interior óseo, las suturas del cráneo, los huesos del cráneo, los elementos nobles y tejidos blandos del cráneo, así como las uniones viscerales y las propias vísceras, trabajando sobre el tejido conectivo corporal a través de las diferentes capas de su
estructura anatómica.
El método R.T.M. pretende devolver la función a la estructura de una forma
dinámica, es decir, será el fisioterapeuta/kinesiólogo/osteópata quien desarrolle la técnica, bajo su criterio y percepción, después de realizar un sencillo test de estiramiento de las diferentes estructuras articulares, o apoyándose en un simple test de terapia de localización de la kinesiología aplicada.
Los diferentes estructuras corporales, por su relaciones anatómicas, fasciales, biomecánicas, nerviosas, son el origen en muchas ocasiones de disfunciones en diversos niveles estructurales del organismo. El correcto conocimiento anatómico articular, nos puede llevar al tratamiento correcto, y a solucionar las diversas disfunciones de nuestros pacientes.
Este Método RTM pretende, enseñar al fisioterapeuta, kinesiólogo y osteópata, una nueva forma de abordar al paciente, una nueva forma de ver el cuerpo humano, sin tener en cuenta la función para la que están encomendadas, ni el estado en el que se encuentren de deterioro por el paso de la edad o por las diversas patologías a las que pueden estar expuestas.
El tratamiento fascial o de la fascia esta muy extendido, y estudiado en los
tiempos modernos, contando con diferentes métodos de tratamiento y diagnóstico, todos ellos con un alto índice de satisfacción. RTM esta enfocado a todo el tejido conectivo, pretende devolver la función a la estructura sobre la que estamos tratando de una manera estructural, es decir será el terapeuta el que en todo momento controle lo que esta sucediendo entre sus manos y sus contactos, realizándolo de una
manera dinámica, es decir provocando y buscando los movimientos sutiles más limitados en cada momento.
El trabajo sobre el sistema propioceptivo será muy importante, encontrando tanto el paciente como el terapeuta durante el desarrollo del curso grandes cambios de percepción y de propiocepción, ya que una de las características del curso es que no solo aprendemos una forma novedosa de tratar a nuestros pacientes, además de la cual vamos a ser receptores del mismo TRATAMIENTO que recibirán nuestros pacientes.

PRINCIPIOS DEL MÉTODO

  1. Mecanotransducción: es el proceso de transformar los estímulos mecánicos en señales o mecanismos celulares. La mecanotransducción se produce independientemente de otros tipos de señales proporcionadas por otros receptores a diferentes niveles histológicos. El estímulo mecánico se convierte en una sucesión de respuestas químicas que se producen sobre la membrana celular. Existen unos canales iónicos sobre la membrana celular, los cuales son mecanosensibles, que están distribuidos de manera omnipresente por toda la membrana celular. Estos canales los encontramos en cualquier célula de nuestro cuerpo. Existen células especializadas en la percepción mecánica, pero en las células mecanosensibles no especializadas es el citoesqueleto el protagonista de la mecanotransducción. Como respuesta a la estimulación mecánica se produce una remodelación de los elementos del citoesqueleto.
  2. Memoria Celular: En nuestras células esta grabada muestra huella genética, la congénita y los elementos adquiridos a través de nuestra vida. Y toda esta información esta a disposición de cada una de las células. Dentro de cada célula encontramos la “info-energía”, la unión de la energía física, química, emocional y energética , ya sea de manera consciente o inconsciente.
  3. Teoría de Compuerta de Melzack-Wall: No todas las vías sensitivas
    transmiten a la misma velocidad, y tampoco transmiten la misma
    información. Utilizamos la fisiología humana para conseguir nuestro
    propósito desprogramando las informaciones nociceptivas o aberrantes que alteran nuestra memoria celular.
  4. Kinesiología Aplicada Holística: La KAH es una técnica que utiliza la
    energía del cuerpo para requilibrar todos los ámbitos del mismo, la parte emocional, la parte química, la parte física y la energética, para que el paciente a través de la homeostasis llegue a encontrar su equilibrio de salud. A través de técnicas reflejas y de fácil aplicación, encontraremos como los resultados producen mejoras en la sintomatología de nuestros pacientes. Es una herramienta muy eficaz para encontrar disfunciones o alteraciones patológicas que de otra forma podrían pasar desapercibidas.

PROGRAMA DEL MÉTODO

  1. RTM Estructural:
    A. Articulaciones Periféricas.
    • Breve recuerdo anatómico de las articulaciones periféricas.
    • Palpación R.T.M. de las articulaciones periféricas.
    • Diagnóstico/Tratamiento R.T.M. de las articulaciones
    periféricas.
    B. Músculos Esqueléticos.
    • Breve recuerdo anatómico de la musculatura.
    • Palpación R.T.M. de los músculos.
    • Diagnóstico/Tratamiento R.T.M. de los músculos.
    C. Lesiones Intraóseas Periféricas.
    • Núcleos de osificación.
    • Palpación R.T.M. de los huesos.
    • Diagnóstico/Tratamiento R.T.M. de las lesiones intraóseas.
  2. RTM Craneal:
    A. Suturas del Cráneo.
    • Breve recuerdo anatómico de las suturas craneales.
    • Palpación R.T.M. de las suturas craneales.
    • Diagnóstico/Tratamiento R.T.M. de las suturas craneales.
    B. Lesiones Intraóseas del Cráneo.
    • Núcleos de osificación.
    • Palpación R.T.M. de los huesos.
    • Diagnóstico/Tratamiento R.T.M. de las lesiones intraóseas.
    C. El Interior del Cráneo.
    • Anatomía del interior del cráneo
    • Palpación estructuras craneales.
    • Diagnóstico/Tratamiento R.T.M. del interior craneal.
  3. RTM Visceral:
    A. Articulaciones Viscerales y Vísceras.
    • Anatomía visceral
    • Palpación visceras.
    • Diagnóstico/Tratamiento R.T.M. de las vísceras.

OBJETIVOS
1.- Recuerdo anatómico.
2.- Experimentar la posibilidad de armonizar los diferentes tejidos a través de la estimulación de las diferentes capas.
3.- Proporcionar una nueva herramienta de tratamiento para los
fisioterapeutas/kinesiólogos/osteópatas.
4.- Desarrollar por parte del terapeuta una mayor capacidad de valoración
manual, a si como fomentar el trabajo manual.


METODOLOGÍA DIDÁCTICA


HORARIO:

Viernes de 15 a 20h – Sábados de 8 a 14h y de 16 a 19:30h – Domingos de 8 a 14:30h.

PRECIO

300€/ seminario (7 seminarios de 21 horas cada uno)

PROFESOR
CARLOS GALCERÁN ALONSO
✶ FISIOTERAPEUTA desde 1989
✶ OSTEÓPATA D.O. – M.R.O.E. desde 2005
✶ LICENCIADO EN KINESIOLOGÍA Y FISIATRÍA desde 2003
✶ PROFESOR DE LA ESCUELA DE OSTEOPATÍA DE MADRID desde 2002
✶ CREADOR DEL MÉTODO

Tratamiento de manipulación osteopática para pacientes de edad avanzada: una encuesta nacional de médicos osteopáticos

Se proyecta que la cantidad de personas mayores (edad ≥65 años) en los Estados Unidos aumentará de 13% según lo informado en 2010 a 19.3% para 2030 y 20.2% para 2050. Los pacientes en este grupo de edad tienden a tener un aumento en los problemas de salud, dolor crónico y trastornos de la marcha y el equilibrio.2-4 El gran número y la prevalencia creciente de las afecciones crónicas múltiples entre las personas mayores son motivo de preocupación porque muchas de estas afecciones son manejadas por múltiples medicamentos. La polifarmacia no solo pone a las personas mayores en riesgo de efectos adversos de los medicamentos e interacciones medicamentosas5,6, sino que también aumenta el potencial de caídas, fragilidad, hospitalización y rehospitalización. Para abordar las preocupaciones sobre la polifarmacia, se han hecho recomendaciones para intervenciones no farmacológicas para abordar algunas de las necesidades médicas de los pacientes mayores. Se ha demostrado que el tratamiento de manipulación osteopática (OMT) reduce el uso de medicamentos en pacientes, especialmente en pacientes con dolor lumbar y neumonía. La prevalencia del dolor crónico se estima entre el 25% y el 75% entre las personas mayores que viven en la comunidad y entre el 83% y el 93% entre las personas mayores que viven en entornos institucionales. El dolor crónico puede limitar la participación en las actividades diarias, contribuir a los trastornos del sueño y aumentar el riesgo de depresión y sus secuelas (por ejemplo, mal funcionamiento físico, discapacidad, aislamiento social, ideación suicida). La American Geriatrics Society ha declarado que los métodos de manejo farmacológico del dolor utilizados en conjunto con los métodos no farmacológicos pueden aliviar el dolor persistente entre los adultos mayores. El tratamiento de manipulación osteopática es una forma no farmacológica de tratar el dolor crónico en las personas mayores. Los trastornos de la marcha y el equilibrio son una causa común de caídas en esta población. Muchas personas mayores que se caen tienen alguna forma de lesión como resultado. Las lesiones relacionadas con las caídas pueden ser superficiales, pero las caídas entre las personas mayores pueden ocasionar fracturas, lesiones cerebrales traumáticas o la muerte.24 Las caídas entre las personas mayores también contribuyen considerablemente al aumento de los costos de atención médica.24,25 Hay un cuerpo pequeño pero creciente de pruebas que demuestran que las personas mayores con trastornos de la marcha y el equilibrio pueden beneficiarse de la OMT26,27 Por ejemplo, un estudio prospectivo de personas mayores sin problemas de la marcha descubrió que las personas que recibieron OMT mostraron una estabilidad postural mejorada, mientras que las de un grupo de comparación que no recibir OMT demostró que no hay mejoras en la marcha y el equilibrio. Aunque la investigación ha demostrado que la OMT puede tener un efecto positivo en las condiciones que comúnmente se encuentran entre las personas mayores, el porcentaje de médicos osteópatas que usan la OMT para tratar a las personas mayores no se ha informado, según nuestro conocimiento. Además, las condiciones musculoesqueléticas y basadas en el sistema para las cuales se utiliza la OMT no se han comparado entre los grupos de edad, ni se han comparado las técnicas de la OMT en sí en los grupos de edad, según nuestro conocimiento. Las encuestas de los médicos osteópatas han documentado múltiples aspectos del uso de la OMT en sus prácticas, incluido el porcentaje de pacientes en los que se usa la OMT, 28,29 con qué frecuencia se administra la OMT, 30 con qué frecuencia se utilizan ciertas técnicas 31, las condiciones para las cuales se utilizan las técnicas de la OMT target, 29 y con qué frecuencia se manejan las condiciones con OMT. Sin embargo, estas encuestas no han explorado el uso de técnicas de OMT en personas mayores y se compararon con las de personas más jóvenes. El estudio actual buscó llenar estos vacíos en la literatura mediante la comparación del uso de OMT en pacientes en diferentes grupos de edad. El objetivo del estudio fue evaluar el porcentaje de médicos osteopáticos que usan OMT para tratar a pacientes en 3 grupos de edad (<65 años, 65-79 años y ≥80 años), el porcentaje de médicos osteopáticos que usan OMT para controlar el músculo esquelético y las condiciones basadas en el sistema, y ​​el porcentaje de médicos osteopáticos que utilizan diversas técnicas de OMT.

Los métodos

La membresía de la Academia Americana de Osteopatía (AAO) fue seleccionada para servir como la población de la encuesta porque la misión de la AAO33 es consistente con el propósito de este estudio, y la membresía de la AAO representa a un grupo de médicos osteópatas que integran la OMT en su práctica de Medicina. En 2012, el Comité de Investigación Osteopática Louisa Burns de la AAO acordó permitir que la encuesta se difunda a sus miembros que estén certificados por la junta en medicina neuromusculoesquelética / medicina manipulativa osteopática (NMM / OMM) o que tengan una certificación o competencia especial en medicina osteopática manipulativa (C SPOMM). La encuesta y todos los procedimientos del estudio fueron revisados ​​y aprobados por la Junta de Revisión Institucional de la Escuela de Medicina Osteopática de la Universidad de Rowan en Stratford, Nueva Jersey.

Encuesta

La encuesta en línea fue desarrollada en SurveyGizmo, LLC. Las respuestas fueron anónimas y se permitió 1 respuesta por persona. La primera sección de la encuesta describió los propósitos de la encuesta, los tipos de preguntas que se formularían, el anonimato de las respuestas y la naturaleza voluntaria de la participación, que podrían suspenderse en cualquier momento. Los encuestados también fueron informados de que la participación en la encuesta sirvió como consentimiento para participar en el estudio. La segunda sección contenía las preguntas de la encuesta. Se pidió a los encuestados que informaran sus características demográficas (es decir, edad, sexo, año de residencia, especialidad de certificación de la junta, estado en el que practicaban actualmente, porcentaje de pacientes de 65 años o más [≤25%, 26% -50 %, 51% -75%, o 76% -100%]) y su uso de OMT.

Las preguntas relacionadas con la OMT pidieron a los encuestados que indiquen hasta qué punto utilizaron la OMT en su práctica, los tipos de afecciones musculoesqueléticas (por ejemplo, dolor de tobillo, artritis, dolor de espalda) y basadas en el sistema (por ejemplo, cardiaca, gastrointestinal, neurológica) para que administraron OMT, y las técnicas de OMT que utilizaron para los pacientes en 3 grupos de edad (<65 años, 65-79 años y ≥80 años). Para las preguntas relacionadas con las condiciones musculoesqueléticas y basadas en el sistema, los encuestados pudieron indicar si no utilizaron la OMT para controlar cada una de las condiciones enumeradas y pudieron escribir las condiciones adicionales para las que utilizaron la OMT si la condición no estaba incluida entre las ya en la lista. Para las preguntas sobre qué técnicas de OMT utilizaron los encuestados, los encuestados pudieron indicar que no utilizaron cada una de las técnicas enumeradas y pudieron escribir técnicas adicionales que utilizaron si la técnica no estaba incluida entre las que ya se mencionaron.
Durante un período de 4 meses en 2012, los miembros de la AAO que cumplieron con los criterios de inclusión recibieron por correo electrónico 3 invitaciones para participar en el estudio. La invitación contenía una breve descripción de la encuesta y un enlace a la encuesta.

Gestión de datos y análisis estadísticos

Los datos de la encuesta se extrajeron de SurveyGizmo, LLC en una hoja de cálculo de Excel (Microsoft Corporation) y luego se transfirieron a una base de datos. Se utilizó SPSS versión 20 (IBM Corporation) para realizar todos los análisis estadísticos. Las respuestas fueron reportadas como números y porcentajes. Las diferencias en el uso de OMT de los encuestados para los tipos de afecciones musculoesqueléticas y basadas en el sistema y los tipos de técnicas utilizadas se exploraron mediante la prueba Cochran Q. Las comparaciones múltiples se contabilizaron con una corrección de Bonferroni, que ajustó el nivel α de acuerdo con el número de condiciones o técnicas probadas.

Resultados

De los 629 miembros de la AAO enviados por correo electrónico, 197 médicos osteopáticos de 36 estados respondieron a la encuesta con una tasa de respuesta del 31,3%. La edad media (DE) de los encuestados fue de 51 (10,3) años, y 117 (59,4%) eran hombres. La media (DE) número de años desde que se completaron su residencia fue de 15.8 (9.1). Un total de 158 encuestados (80.2%) estaban certificados por la junta en NMM / OMM, 34 (17.3%) tenían C-SPOMM y 5 (2.5%) cumplían con ambos criterios. El porcentaje de pacientes mayores atendidos por los encuestados fue menor o igual al 25% para 78 encuestados (39.6%), 26% a 50% para 84 (42.6%), 51% a 75% para 31 (15.7%) y 76 % a 100% para 4 (2%).

Los 197 encuestados informaron haber usado OMT en su práctica. Muchos de los encuestados indicaron que usaron OMT para controlar una variedad de afecciones musculoesqueléticas, y el uso no varió según el grupo de edad del paciente en la mayoría de los casos (Tabla 2). Los encuestados indicaron que utilizaron OMT para tratar las siguientes afecciones en el 90% o más de sus pacientes en los 3 grupos de edad: dolor de tobillo, artritis, dolor de espalda (parte superior y media), dolor crónico, dolor de codo, anomalías de la marcha, dolor de cabeza, cadera dolor, dolor de rodilla, dolor lumbar, dolor de cuello, parestesia y dolor de hombro. Una notable excepción fue la osteoporosis. La prueba Q de Cochran indicó que se encontraron diferencias estadísticamente significativas en el uso de la OMT en los 3 grupos de edad para el dolor de tobillo (χ 2 2 = 15.60; P = .000), síndrome del túnel carpiano (χ 2 2 = 27.25; P = .000), dolor en el codo (2 2 = 14.38; P = .001), dolor en la rodilla (χ 2 2 = 12.82; P = .002), y parestesia (χ 2 2 = 14.78 P = .001). Un total de 51 encuestados (28%) no usaron OMT para controlar la osteoporosis. Los encuestados informaron que utilizaron OMT para controlar cada una de las condiciones basadas en el sistema en el 80% o más de sus pacientes en los 3 grupos de edad (Tabla 3). La prueba Q de Cochran indicó que se encontraron diferencias estadísticamente significativas en el uso de la OMT en los 3 grupos para cardiacos (χ 2 2 = 11.22; P = .004), endocrinos (χ 2 2 = 12.67; P = .002), gastrointestinales (χ 2 2 = 15.18; P = .001), y neurológico (χ 22 = 35,59; P = .000) condiciones. Para las afecciones neurológicas y respiratorias, 6 (3,1%) y 3 (1,6%) de los encuestados, respectivamente, indicaron que no utilizaron OMT para controlar estas afecciones.
Las técnicas de OMT que utilizaron los encuestados se presentan en la Tabla 4. Aunque el número de encuestados que utilizaron alta velocidad y baja amplitud (HVLA) en pacientes menores de 65 años (149 [99,3%]) fue comparable al número de encuestados que utilizaron Las otras técnicas en este grupo de edad, el uso de HVLA fue dramáticamente menor en los 2 grupos de mayor edad. En comparación con el número de encuestados que utilizaron las otras técnicas de OMT, el número de encuestados que usaron HVLA fue sustancialmente menor en pacientes de 65 a 79 años (90 [60%]) y 80 años o más (48 [32%]) . La prueba Cochran Q indicó que se encontraron diferencias estadísticamente significativas en el uso de la OMT en los 3 grupos de edad para HVLA (χ 2 = 149.96; P = .000), técnicas de energía muscular (χ 2 2 = 31.14; P = .000), y la técnica Still (χ 2 2 = 18.17; P = .000).

Discusión

Los médicos osteopáticos que regularmente incorporan la OMT en la atención al paciente consideran que la OMT es segura y efectiva para pacientes de todas las edades, y los encuestados utilizan la OMT en más del 75% de sus pacientes. La edad avanzada no inhibió el uso de OMT por parte de los encuestados, que los encuestados aplicaron de manera general para las condiciones musculoesqueléticas y basadas en el sistema. Aunque se encontraron diferencias estadísticamente significativas en el uso de las técnicas de OMT en los 3 grupos de edad, la técnica utilizada con menos frecuencia en los 2 grupos de mayor edad fue HVLA. Debido a que HVLA está relativamente contraindicado en pacientes con osteoporosis, 34,35 y las personas mayores son más propensas a tener osteoporosis, fue
Es de esperar que los médicos tengan menos probabilidades de usar
HVLA en esta población.
El presente estudio contribuye a la literatura sobre el uso de técnicas OMT para la gestión conservadora. Condiciones médicas en pacientes de 65 años o más. mayores.28-32 Investigando cómo se usa la OMT para tratar a los pacientes en este grupo de edad es importante ya que este se proyecta que el segmento de la población continuará aumentando en el futuro previsible.

Más del 75% de los encuestados en el estudio actual informaron haber usado OMT en el 76% al 100% de sus pacientes en los 3 grupos de edad. Se encontró que el grado de uso de la OMT era más alto que lo informado anteriormente por otra encuesta de médicos osteópatas, en la que el 53.5% de los encuestados indicaron que utilizaron la OMT en menos del 5% de los pacientes.28 Las diferencias en la tasa de uso de la OMT entre ese estudio y el estudio actual puede ser explicado por los diferentes grupos encuestados. Nuestra encuesta se distribuyó a los miembros de la AAO, una organización que enfatiza la “integración de los principios, las prácticas y el tratamiento manipulativo osteopáticos en la atención al paciente”. 33 La encuesta anterior se distribuyó a una lista aleatoria de médicos osteopáticos del archivo Master Master de Asociación Osteopática Americana. 28 Una limitación de esta encuesta es que sus hallazgos pueden no reflejar la forma en que se usa la OMT en la comunidad médica osteopática en general. Como se mencionó anteriormente, la dedicación del miembro de la AAO a la inclusión de la OMT en la atención al paciente puede reflejar un mayor uso de la OMT en esta población que en la comunidad médica general de osteopatía. Otra limitación de esta encuesta es la baja tasa de respuesta (31,3%). Sin embargo, esta tasa es consistente con las tasas de respuesta de las encuestas anteriores de los médicos osteópatas con respecto a su uso de OMT, que han arrojado tasas de 33% a 38% .28-32

Conclusión

En general, los médicos osteópatas que usan OMT lo usan para tratar a pacientes de todas las edades. Solo se evitan las técnicas de HVLA para pacientes de 65 años o más. Los encuestados indican que otras técnicas de OMT se utilizaron para estos pacientes, sin embargo. Las investigaciones futuras deberían explorar el uso de la OMT para tratar a las personas mayores en una muestra más amplia de médicos osteópatas.

VER ARTÍCULO ORIGINAL

Tratamiento osteopático de manipulación del dolor de espalda y síntomas relacionados durante el embarazo: un ensayo controlado aleatorio

Estudios anteriores han encontrado que la mayoría de las mujeres embarazadas reportan dolor lumbar durante el embarazo. Otros problemas neuromusculoesqueléticos comunes durante el embarazo incluyen dolor púbico, dolor de cadera, rodilla, calambres en las piernas, síndrome del túnel carpiano y tenosinovitis de DeQuervai. Cuando se consideran estos aspectos neuromusculoesqueléticos del embarazo, prácticamente todas las mujeres experimentan síntomas durante el embarazo, trimestre con al menos discapacidad temporal. Además, el dolor de espalda relacionado con el embarazo a menudo se asocia con trastornos del sueño y puede afectar las actividades de la vida diaria o la calidad de vida. Las terapias de medicina complementaria y alternativa (CAM) se pueden considerar como opciones de tratamiento para los síntomas relacionados con la espalda durante el embarazo debido a los riesgos reales o desconocidos inherentes a muchas terapias con medicamentos. La mayoría de las mujeres embarazadas y los profesionales de la salud prenatal informan que considerarían usar terapias de CAM para el dolor lumbar durante el embarazo, particularmente las prácticas de manipulación y basadas en el cuerpo, como el masaje y la manipulación de la columna vertebral. El tratamiento de manipulación osteopática (OMT, por sus siglas en inglés) es una forma de terapia manual que brindan los médicos osteópatas. Un aspecto intrigante de la OMT es que durante el embarazo, a diferencia de la terapia de masaje o la quiropráctica, podría integrarse con las visitas prenatales de rutina proporcionadas por los obstetras osteopáticos. Sin embargo, se ha realizado relativamente poca investigación sobre la OMT durante el embarazo. Un estudio observacional que utilizó la revisión de registros médicos en 4 sitios encontró que la OMT prenatal se asoció con un menor riesgo de parto prematuro y tinción con meconio del líquido amniótico. Sin embargo, no existe evidencia que corrobore los beneficios de la OMT durante el embarazo a partir de estudios prospectivos o ensayos clínicos. El objetivo principal de este ensayo controlado aleatorio fue explorar los efectos potenciales de la OMT proporcionada exclusivamente durante el tercer trimestre del embarazo sobre el dolor de espalda materno y el funcionamiento físico relacionado.

MATERIALES Y MÉTODOS

Este ensayo controlado aleatorizado de fase II fue realizado por el Centro de Investigación Osteopática del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad del Norte de Texas. El reclutamiento estuvo abierto desde julio de 2003 hasta diciembre de 2005 dentro del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad del Norte de Texas. Todos los procedimientos del estudio fueron aprobados por la Junta de Revisión Institucional para la Protección de Sujetos Humanos. El estudio también fue registrado con ClinicalTrials.gov (www.clinical trials.gov, NCT00298935).

Los pacientes de la clínica obstétrica fueron examinados hasta la semana 30 de embarazo para determinar su elegibilidad y su disposición a participar en el estudio. Los criterios de exclusión incluyeron cualquiera de los siguientes: (1) intención de dar a luz en un hospital no asignado o (2) embarazo de alto riesgo según lo determine el obstetra que atiende. El último criteriose incluyeron, pero no se limitaron a diabetes gestacional, preeclampsia, placenta previa y desprendimiento de placenta. Los pacientes de la clínica que cumplieron con los criterios de elegibilidad y dieron su consentimiento informado se inscribieron como sujetos entre las semanas 28 y 30 de embarazo y luego se asignaron al azar como sujetos del ensayo. Cada sujeto se asignó al azar a 1 de 3 grupos de tratamiento: (1) atención obstétrica habitual y OMT (UOBCOMT); (2) tratamiento obstétrico y ecografía simulada habitual (UOBCSUT); o (3) atención obstétrica habitual solamente (solo UOBC).

En este ensayo, la “atención obstétrica habitual” se refiere a la atención prenatal convencional durante el embarazo, excluyendo la OMT, que generalmente se considera una terapia de CAM10. Los sujetos fueron estratificados por edad y número de vértidos sobre la base teórica de que estos factores pueden influir en la respuesta a la OMT. Se estimó que veinticuatro años era la edad media de los pacientes clínicos que buscaban atención obstétrica en base a registros anteriores, y estratificamos arbitrariamente a los sujetos como primigravida o multigravida. Por lo tanto, los 4 estratos específicos por edad y por gravedad fueron los siguientes: (1) edad? 24 años y primigravida; (2) edad? 24 años y multigravida; (3) 25 años y primigravida; y (4) 25 años y multigravida. Luego se realizaron asignaciones de tratamiento bloqueadas dentro de cada uno de los 4 estratos específicos de edad y grávidos. Se usaron bloqueos de 6 sujetos para asignar aleatoriamente 2 sujetos a cada uno de los 3 grupos de tratamiento dentro de cada estrato específico de edad y grávido. Asumiendo la elegibilidad y el embarazo continuos, los grupos UOBCOMT y UOBCSUT fueron programados para recibir tratamientos en la semana 30 (visita 1), la semana 32 (visita 2), la semana 34 (visita 3), la semana 36 (visita 4), la 37a semana,semana (visita 5), ​​semana 38 (visita 6) y semana 39 (visita 7). Cada visita de tratamiento fue programada para durar 30 minutos.

El protocolo de OMT consistió en un enfoque estandarizado por el cual cada sujeto asignado recibió el tratamiento proporcionado por el personal docente con licencia dentro del Departamento de Osteopatía.
Medicina de manipulación en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad del Norte de Texas. El protocolo de estudio incluyó cualquiera de las siguientes modalidades de tratamiento: tejido blando, liberación miofascial, energía muscular, una movilización de rango de movimiento. Estas modalidades se utilizaron de manera sistemática dentro de un protocolo que le permitió al médico identificar y tratar disfunciones somáticas específicas en las siguientes regiones anatómicas: columna cervical, torácica y lumbar; salida torácica y clavículas; caja torácica y diafragma; y pelvis y sacro. Los proveedores de tratamiento se reunieron regularmente para asegurar la consistencia en la duración, tipo, ubicación anatómica y forma de manipulación proporcionado durante todo el juicio. El protocolo de estudio prohibió el uso de técnicas de alta velocidad y baja amplitud porque el aumento de la laxitud ligamentaria que se produce al final del embarazo puede representar un riesgo teórico al realizar tales maniobras. También se prohibió una técnica craneal conocida como compresión del cuarto ventrículo (CV-4) por razones teóricas que podría inducir el parto prematuro, aunque el pequeño estudio no controlado que sugiere que CV-4 puede iniciar contracciones uterinas involucró solo a mujeres postdate. El protocolo de SUT se adaptó al descrito en un ensayo controlado aleatorio previo de terapia manual.14 Los tratamientos de SUT fueron proporcionados por los mismos médicos que proporcionaron OMT. Además de controlar la atención médica durante la visita de tratamiento, el SUT utilizó un ultrasonido no funcional unidad de terapia que se modificó con fines de investigación para proporcionar señales visibles y auditivas que podrían provocar una respuesta de placebo. El médico proporcionó el SUT colocando la cabeza del aplicador sobre la ropa del sujeto y aplicando suficiente presión para la estimulación táctil de la piel y la piel subyacente.
tejidos en las mismas distribuciones anatómicas de las que generalmente se trataría si el sujeto estuviera siendo tratado con OMT.

Los sujetos asignados al grupo UOBConly no recibieron ningún tratamiento de estudio más allá de la atención obstétrica convencional; sin embargo, se esperaba que completaran formularios de recolección de datos en el
mismo horario que todos los demás sujetos de prueba. Al igual que con el UOBCOMT Sujetos UOBCSUT, los sujetos UOBC solo pudieron recibir atención obstétrica convencional, pero no OMT, terapia de masaje, terapia física, manipulación quiropráctica o ultrasonido terapéutico destinado a tratar trastornos musculoesqueléticos. Los datos de los sujetos en cada uno de los 3 grupos de tratamiento fueron recopilados por personal de investigación clínica cegado en el momento de la asignación al azar y durante las visitas 1-7 del tercer trimestre. En cada visita de tratamiento, el obstetra ciego confirmó la elegibilidad continua del sujeto durante la visita prenatal inmediatamente antes de la provisión del tratamiento del estudio (es decir, OMT o SUT en los grupos de tratamiento aplicables). Los 2 dominios de resultados incluyeron: (1) dolor de espalda, medido por una escala de 11 puntos (0, 1, 2, …, 10) para el nivel promedio de dolor de espalda; y (2) funcionamiento específico de la espalda, medido por el Cuestionario de Discapacidad de Roland-Morris (RMDQ) .15 La escala de dolor de espalda incluyó clasificaciones de intervalo de 0 (“sin dolor”) a 10 (“peor dolor posible”) sin temporal marco de referencia. Las respuestas a este ítem se analizaron como si se obtuvieran de una escala analógica visual de 10 cm para el dolor. La RMDQ se calificó como el número total de respuestas afirmativas a cada uno de sus 24 ítems relacionados con la parte posterior en función del día de recolección de datos. Un puntaje más alto fue indicativo de un peor funcionamiento específico de la espalda y un mayor nivel de discapacidad. Todos los análisis se basaron en el principio de intención de tratar. 11 Así, una vez que se inició un tratamiento en particular, cada uno el sujeto se incluyó en ese grupo de tratamiento independientemente de su adhesión al protocolo de tratamiento de 7 visitas durante el tercer trimestre. Es posible que los sujetos hayan omitido los tratamientos asignados por diversos motivos, entre ellos, retirarse del estudio sin causa, haberse perdido para realizar el seguimiento, haber sido retirados por su obstetra asistente para el desarrollo de una afección de alto riesgo u otros motivos diversos. Además, los sujetos pueden haber “perdido” visitas programadas de tratamiento debido al parto antes de la visita 7 en la semana 39. Los datos faltantes se imputaron utilizando el método de la última observación realizada. Si un sujeto entregado antes de la visita 7, para maximizar el poder estadístico, se usó el método de transferencia para imputar los datos faltantes de las observaciones censuradas durante las visitas obstétricas restantes que fueron obviadas por la entrega. Debido a que es probable que aumente el dolor de espalda y que el funcionamiento específico de la espalda se deteriore a medida que progresa el embarazo, este enfoque de la imputación puede haber sesgado
Los resultados a favor de los grupos de tratamiento con más visitas perdidas. Analizamos las diferencias en la frecuencia de visitas perdidas entre los grupos de tratamiento para determinar si los análisis complementarios fueron necesario para seguir abordando esta posible fuente de sesgo.

Las características basales de los sujetos se resumieron utilizando estadísticas descriptivas. Las diferencias entre los 3 grupos de tratamiento se evaluaron mediante la prueba 2 para las variables categóricas y el análisis
de varianza para variables continuas. Se utilizaron los métodos de la tabla de vida para evaluar el flujo de sujetos a través del ensayo, incluidas las distribuciones acumuladas de sujetos elegibles para el tratamiento, sujetos retirados del tratamiento debido al desarrollo de un estado de alto riesgo, y sujetos censurados para el tratamiento debido al parto antes de la visita 7. Tratamiento los resultados se evaluaron con análisis de covarianza de medidas repetidas (ANCOVA) utilizando las medidas de referencia como covariables. La ANCOVA consideró los efectos principales tanto del grupo de tratamiento como del tiempo (según el número de visitas) y la interacción de tiempo del grupo de tratamiento. Se realizaron análisis adicionales para medir los tamaños del efecto para los resultados del tratamiento. Los últimos se calcularon de tal manera que los tamaños de efectos positivos reflejaron los resultados del tratamiento en las direcciones deseadas (es decir, niveles de dolor más bajos y puntuaciones de RMDQ más bajas). Los umbrales de tamaño del efecto para beneficios y daños mínimamente importantes atribuibles a la OMT se utilizaron para complementar la interpretación estadística convencional de los resultados de este ensayo exploratorio.16 Los beneficios mínimamente importantes se definieron por los tamaños del efecto 0.2 según un estándar comúnmente aceptado para efectos pequeños. Los daños mínimamente importantes se definieron de manera más conservadora por los tamaños del efecto.

Todas las hipótesis se evaluaron a nivel de significación estadística mediante pruebas de dos colas. Se estimó que los tamaños de muestra del grupo de tratamiento alcanzaron un poder estadístico del 70% en comparaciones de grupos independientes convencionales basadas en un hipotético tamaño de efecto moderado y clínicamente relevante de 0,5 para el dolor de espalda (capacidad para detectar diferencias de 1,25 cm entre los grupos de tratamiento en un 10%). escala visual analógica de cm para el dolor de espalda) y funcionamiento específico de la espalda (capacidad para detectar diferencias de 3 unidades entre los grupos de tratamiento en el RMDQ de 24 unidades) .17 La gestión de datos se realizó con el paquete de software SPSS versión 14.0

RESULTADOS

Como se muestra en la Figura 1, se examinó a 863 pacientes de la clínica obstétrica para determinar su elegibilidad y su disposición a participar en el estudio. Un total de 177 pacientes elegibles aceptaron participar; sin embargo, 31 pacientes no avance hacia la asignación aleatoria, la mayoría de las veces debido al desarrollo de una condición de alto riesgo (n? 18) o el retiro voluntario del ensayo (n? 10). Un total de 49, 48 y 49 sujetos fueron asignados al azar a los grupos UOBCOMT, UOBCSUT y UOBC-only, respectivamente.

Las características basales de estos sujetos según el grupo de tratamiento se presentan en la Tabla. Los sujetos fueron similares en todos los grupos de tratamiento con respecto a la mayoría de las características. Hubo una diferencia significativa entre los grupos de tratamiento con respecto al uso de drogas ilícitas (P? .001). El grupo UOBCOMT incluyó sustancialmente más usuarios de drogas anteriores y menos nunca usuarios que los otros grupos de tratamiento. Además, hubo una diferencia marginal significativa entre los grupos de tratamiento con respecto al sangrado vaginal (P? .05). En los análisis de subtablas, esto se atribuyó al mayor porcentaje de sujetos que informaron sangrado vaginal en el grupo UOBCSUT en comparación con los del grupo de solo UOBC (P? .04). No hubo diferencias de referencia significativas en ninguna de las medidas de resultado entre los grupos de tratamiento. Dos sujetos asignados al azar se perdieron durante el seguimiento durante el tercer trimestre antes de que se proporcionara cualquier tratamiento o se recopilaran los resultados. Así, los análisis por intención de tratar incluyeron 144 sujetos. Solo 4 sujetos con elegibilidad continua perdieron más de la mitad de sus Visitas OMT o SUT programadas (2 en cada uno de los grupos UOBCOMT y UOBCSUT). La distribución de las visitas completadas a lo largo del tiempo según el grupo de tratamiento se muestra en la Figura 2. Los sujetos en el grupo de solo UOBC tuvieron el mayor porcentaje de finalización, y los del grupo UOBCOMT generalmente tuvieron porcentajes de finalización intermedios y los del grupo UOBCSUT
teniendo los porcentajes de finalización más bajos. Se observaron diferencias significativas en los porcentajes de finalización entre los grupos de tratamiento en 5 de las 7 visitas de tratamiento. Antes de la visita 7, se retiraron 23 (16%) sujetos debido al desarrollo de una condición de alto riesgo, y se censuraron las observaciones de otros 60 (42%) sujetos debido al parto.

No hubo diferencias significativas entre los grupos de tratamiento en los porcentajes acumulativos de sujetos elegibles para el tratamiento, sujetos retirados del tratamiento debido al desarrollo de una condición de alto riesgo, o sujetos censurados para el tratamiento debido al parto antes de la visita 7. Niveles promedio de dolor de espalda según el tratamiento los grupos se presentan en la Figura 3. Aunque no hubo diferencias estadísticamente significativas en los niveles de dolor entre los grupos de tratamiento, los niveles medios de dolor disminuyeron en el grupo UOBCOMT, permanecieron sin cambios en el grupo UOBCSUT y aumentaron en el grupo solo UOBC. Los tamaños del efecto fueron 0.27 (intervalo de confianza del 95%: 0.13 a 0.68; P? .18) para el contraste UOBCOMT vs UOBC-only y 0.14 (IC del 95%, – 0.26 a 0.55; P? .48) para el UOBCOMT vs UOBCSUT contraste.

Los resultados de RMDQ según el grupo de tratamiento se presentan en la Figura 4. Hubo diferencias significativas en el funcionamiento específico de la espalda entre los grupos de tratamiento (efecto principal de ANCOVA, p? .02). Aunque las puntuaciones de RMDQ aumentaron significativamente con el tiempo (efecto principal de ANCOVA, P? .01), el funcionamiento específico de la espalda disminuyó menos en el grupo UOBCOMT que en los grupos UOBConly y UOBCSUT (efecto de interacción de tiempo del grupo de tratamiento ANCOVA, P? .001). Los tamaños del efecto fueron 0,72 (IC del 95%, 0,31-1,14; P? .001) para el contraste UOBCOMT vs solo UOBC y 0,35 (IC del 95%, – 0.06 a 0.76; P? .09) para el contraste UOBCOMT vs UOBCSUT . Debido a que hubo diferencias significativas entre los grupos de tratamiento en las visitas completadas a lo largo del tiempo, como se muestra en la Figura 2, y debido a que las puntuaciones de RMDQ aumentaron con el tiempo, la imputación con el método de la última observación realizada pudo haber sesgado los resultados a favor de los grupos de tratamiento con mayor porcentajes de visitas perdidas (UOBCSUT y, en menor grado, UOBCOMT) en comparación con el grupo de solo UOBC. Irónicamente, este sesgo potencial a favor de UOBCSUT o UOBCOMT es consistente con la teoría de que los sujetos pueden tener intencionalmente omitieron los componentes SUT o OMT de sus visitas obstétricas porque percibieron poco o ningún beneficio de estas intervenciones. Para evaluar esta posibilidad, realizamos un análisis complementario de los resultados de RMDQ utilizan solo aquellos sujetos que completaron al menos una de las 7 visitas de tratamiento (n? 68). Este enfoque limitó la imputación de datos a no más de 1 arrastre por sujeto mientras se mantiene un análisis estadístico moderado (se estima un 40% de potencia para detectar un tamaño de efecto de 0,5). Los resultados de este análisis (efecto principal del grupo de tratamiento, P? .04; efecto de interacción de tiempo del grupo de tratamiento, P? .001) corroboraron el efecto principal y el efecto de interacción del grupo de tratamiento observados originalmente, aunque el efecto principal del tiempo no fue estadísticamente significativo (P ? .47).
En la Figura 5 se muestra un resumen de los resultados del tratamiento con respecto a los beneficios y los daños mínimamente importantes de la OMT. Este último demuestra claramente los beneficios clínicos importantes sin daños apreciables en el funcionamiento específico de la espalda cuando se proporciona la OMT como terapia complementaria durante el tercer trimestre del embarazo. Los resultados con respecto al dolor de espalda también sugieren unaimportante beneficio clínico cuando se proporciona OMT como terapia complementaria; sin embargo, no se puede descartar la posibilidad de daños mínimamente importantes.

COMENTARIO

Por lo que sabemos, este es el primer ensayo aleatorizado, controlado con placebo para explorar los efectos potenciales de la OMT durante el tercer trimestre del embarazo. Nuestros resultados indican que la OMT disminuye o detiene el deterioro del funcionamiento específico de la espalda que a menudo caracteriza el tercer trimestre del embarazo y, por lo tanto, proporciona un beneficio clínico importante cuando se lo utiliza como terapia complementaria (Figura 5). Aunque existe evidencia de que la OMT puede proporcionar un beneficio clínico importante para reducir el dolor de espalda, los resultados no son tan concluyentes como lo son para el funcionamiento específico de la espalda. Por lo tanto, en conjunto, estos hallazgos sugieren que los efectos beneficiosos de la OMT en el funcionamiento físico durante el tercer trimestre del embarazo pueden no estar relacionados simplemente con un efecto analgésico sobre el dolor de espalda, pero posiblemente involucren otros mecanismos. De acuerdo con la filosofía osteopática, la OMT se puede usar en varias etapas del embarazo para complementar la atención obstétrica convencional y, por lo tanto, para mejorar los efectos de la disfunción somática, incluidos los síntomas relacionados con la espalda. La disfunción somática es un concepto osteopático definido como “función alterada o alterada de componentes relacionados del sistema somático (estructura corporal): estructuras esqueléticas, artrodiales y miofasciales, y elementos vasculares, linfáticos y neurales relacionados”. 12 Los cambios durante el avance del embarazo pueden Contribuir al desarrollo o empeoramiento de la disfunción somática. Específicamente, se piensa comúnmente que 3 cambios que ocurren durante el embarazo contribuyen a la disfunción somática: (1) cambios hormonales; (2) cambios en la circulación de fluidos corporales; y (3) cambios estructurales y biomecánicos relacionados con el desarrollo del feto.18 Las investigaciones previas que involucraban TMO durante el embarazo han abordado con mayor frecuencia los cambios estructurales y biomecánicos. Por lo general, los cambios relacionados con la espalda que se producen durante el tercer trimestre del embarazo incluyen aumento de la lordosis lumbar con inclinación de la pelvis, aumento de la cifosis torácica y inclinación anterior del borde de la pelvis.18 Aunque los resultados de nuestro ensayo sugieren que algunos de los beneficios de la OMT puede estar mediado por efectos analgésicos, que probablemente impactarían en los aspectos estructurales y biomecánicos de la disfunción somática, otros mecanismos que alivian los aspectos hormonales y circulatorios de la disfunción somática durante el embarazo también pueden explicar los efectos de la OMT en el funcionamiento físico. Nuestro ensayo también demuestra la viabilidad de proporcionar OMT como complemento de la atención obstétrica convencional durante el tercer trimestre del embarazo. Aunque la OMT fue provista por especialistas en medicina osteopática en lugar de los obstetras, los sujetos generalmente cumplieron con recibir la OMT inmediatamente después de sus visitas obstétricas. En comparación, el cumplimiento en la recepción de OMT durante nuestro ensayo fue similar al reportado recientemente por mujeres embarazadas al tomar una tableta diaria de suplementos de multimicronutrientes. Nuestro ensayo controlado aleatorio tiene
varias fortalezas, incluido el uso de un control de SUT, la medición cegada de los resultados, las medidas de resultados repetidas durante el tercer trimestre del embarazo y el análisis que utilizó el principio de intención de tratar. Sin embargo, hay varias limitaciones de este ensayo que deben mencionarse. Primero, a pesar de la estrategia de asignación al azar bloqueada utilizada, los sujetos no fueron asignados al azar de manera adecuada sobre el uso de drogas ilícitas, el sangrado vaginal y la raza / etnia. Por lo tanto, no se puede descartar el potencial de confusión importante por estos factores. El control de estos posibles factores de confusión mediante el uso de análisis estratificados o técnicas estadísticas multivariadas no fue factible debido al número relativamente pequeño de sujetos inscritos en el juicio.

En segundo lugar, el poder estadístico del ensayo, originalmente estimado en un 70% para detectar efectos de tratamiento de tamaño moderado y clínicamente relevantes con respecto a la reducción del dolor de espalda y la mejora del funcionamiento específico de la espalda, puede haberse diluido en cierta medida debido a estos y otros posibles factores de confusión. . En tercer lugar, el protocolo de OMT se limitó al tercer trimestre del embarazo. Teóricamente, en la práctica clínica, sería deseable implementar la OMT antes del embarazo para prevenir o retardar la progresión de la disfunción somática y los síntomas relacionados con la espalda. Finalmente, el protocolo OMT implicó un enfoque estandarizado para el tratamiento que puede no reflejar adecuadamente los beneficios potenciales observados en la práctica clínica, en los que existe un enfoque de tratamiento más individualizado para cada paciente. Los resultados de nuestro ensayo exploratorio indican que se justifica un ensayo más amplio de Fase III con mayor poder estadístico y mejor control de posibles factores de confusión para evaluar mejor los efectos de la OMT en el dolor de espalda y el funcionamiento físico relacionado durante el tercer trimestre del embarazo. Si nuestros hallazgos se repiten en dicho ensayo, puede tener importantes implicaciones clínicas y económicas para el tratamiento de los síntomas comunes relacionados con la espalda y las consiguientes discapacidades funcionales que aparecen durante el tercer trimestre del embarazo.

VER ARTÍCULO ORIGINAL

Evaluación de la función pulmonar después del tratamiento de manipulación osteopática versus rehabilitación pulmonar estándar en una población sana

La rehabilitación pulmonar estándar (SPR), una colección no farmacológica de técnicas y educación específicamente utilizada para tratar a pacientes con enfermedad pulmonar, se utiliza de manera sistemática en la práctica clínica.1 Las técnicas utilizadas por los terapeutas respiratorios en SPR incluyen tapotement, respiración de labios fruncidos, nebulizador de solución salina y descanso. El tapotamiento, junto con la terapia postural, se utiliza para eliminar la mucosidad en pacientes con diversas afecciones pulmonares, como fibrosis quística y bronquiectasia.2 La respiración con los labios fruncidos es un ejercicio que, en algunos estudios, ha provocado un aumento del volumen tidal y la saturación de oxígeno. reducción de la disnea.3 Aunque los tratamientos con nebulizador no están implicados de manera rutinaria en la SPR, los tratamientos con nebulizador con solución salina hipertónica han demostrado ser eficaces para inducir la producción de esputo y en la terapia de pacientes con fibrosis quística.4-6 El descanso (relajación de la respiración) es otro componente de SPR que puede ser de particular valor en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) e insuficiencia respiratoria aguda, ya que los músculos respiratorios pueden fatigarse cuando se trabaja contra una resistencia suficientemente grande. Aunque el tratamiento de manipulación osteopática (OMT)
no está incluido en la SPR, los informes anteriores indican que la OMT puede mejorar la función pulmonar en afecciones pulmonares agudas y crónicas10,11. Los componentes musculoesqueléticos de la respiración inducen cambios de presión en la cavidad torácica necesarios para una respiración efectiva.12 Por lo tanto, la OMT se dirige hacia el Las estructuras en esta región tienen un enorme potencial para aliviar los síntomas de la enfermedad pulmonar al aumentar la movilidad del diafragma y los músculos de la pared torácica. En uno de los primeros estudios que evaluaron el efecto de la OMT en la función pulmonar, los pacientes hospitalizados con enfermedad del tracto respiratorio inferior recibieron una bomba linfática torácica, que se asoció con una limpieza más rápida del árbol traqueobronquial, una mayor producción de esputo y una menor duración de tos en comparación con los que recibieron tratamiento estándar.10 En 2005, los investigadores realizaron el primer ensayo conocido de OMT (que comprende técnicas de elevación de las costillas, energía muscular para las costillas y liberación miofascial) en pacientes pediátricos con asma. El grupo de OMT mostró una mejoría estadísticamente significativa en las tasas de flujo espiratorio máximo en comparación con el grupo simulado. Sin embargo, un estudio posterior 14 encontró efectos perjudiciales de la OMT sobre la función pulmonar en pacientes con EPOC 30 minutos después del tratamiento. La bomba linfática torácica, la liberación miofascial y la elevación de las costillas aumentan el volumen residual. Los autores14 plantearon la hipótesis de que debido a que el proceso patológico de la EPOC incluye inflamación crónica de las vías respiratorias y susceptibilidad al broncoespasmo, los efectos inmediatos de la OMT pueden empeorar temporalmente la inflamación, desencadenar el espasmo y aflojar las secreciones que conducen a la captura de aire.

Además de los enfoques de tratamiento, otro factor importante en el manejo general de la enfermedad es la percepción del paciente de la mejora y la participación en su propio cuidado. La mejora subjetiva positiva de los síntomas después del tratamiento puede tener una influencia real en los resultados de la enfermedad al aumentar la satisfacción del paciente, la calidad de vida y el cumplimiento de los regímenes de tratamiento.15 En estudios anteriores, 13,14 pacientes calificaron subjetivamente su respiración como mejorada después de la OMT en comparación con SPR o terapia simulada, incluso si este hallazgo no fue paralelo a los datos objetivos.

La motivación para el presente estudio fue crear un protocolo de investigación sólido que se pueda utilizar en futuros estudios para determinar los efectos inmediatos de varias técnicas de OMT y SPR en pacientes con afecciones para las cuales se indica SPR. También se intentó evaluar si las intervenciones, individualmente o en combinación, mejorarían la función pulmonar, según lo determinado por el volumen espiratorio forzado en el primer segundo de expiración (FEV1) y la capacidad vital forzada (FVC) medida en litros y la proporción de FEV1 / FVC.

Los valores reducidos de FEV1, FVC y FEV1 / FVC se asocian con disfunciones pulmonares múltiples, incluida la EPOC y el asma. Dados los informes contradictorios en la literatura sobre los efectos de la OMT, es necesaria una investigación adicional. Además, estudios anteriores no han evaluado exhaustivamente las técnicas de OMT y los tratamientos con SPR para analizar la eficacia de tratamientos específicos.

El presente estudio analiza específicamente los efectos de varios tratamientos en una población saludable para eliminar los factores de confusión observados en una población con problemas respiratorios. Supusimos que no habría diferencia entre los efectos de OMT y SPR en los valores de FEV1, FVC y FEV1 / FVC porque se utilizó una población sana.

Los metodos

Participantes

Los participantes adultos fueron reclutados de las Escuelas de Farmacia y Odontología de la Facultad de Medicina Osteopática de Lake Erie-Bradenton, así como de la Escuela de Medicina Osteopática a través de correos electrónicos y anuncios en el aula. Los participantes potenciales luego completaron una encuesta de estudio sobre la función pulmonar, el historial de tabaquismo, la frecuencia de ejercicio y el historial médico. Los participantes elegibles fueron hombres o mujeres sanos sin trastornos de la piel o heridas abiertas que impiden el contacto con la piel, fascitis o desgarros fasciales, distensiones musculares o inflamaciones, neoplasias, fracturas óseas, osteomielitis, osteopenia, osteoporosis, problemas de coagulación, trombosis venosa profunda, enfermedad suprarrenal / síndromes. trastornos respiratorios actuales (incluyendo EPOC y asma), síndromes inmunosupresores, radiación o quimioterapia en los últimos 3 años, lupus y cualquier otra enfermedad autoinmune. Estos criterios de exclusión están relacionados principalmente con las contraindicaciones de ciertas técnicas de OMT utilizadas en este estudio. Los fumadores actuales y anteriores también fueron excluidos del estudio, así como los individuos con un índice de masa corporal de 30 o mayor.

Procedimiento

Los participantes fueron asignados aleatoriamente a 1 de 2 grupos: OMT o SPR. El tiempo total para completar todos los procedimientos del estudio fue de 6 semanas. Cada participante asistió a 1 sesión por semana y recibió un tratamiento diferente o una combinación de tratamientos cada semana. Cada sesión duró aproximadamente 30 minutos. Estudiantes de medicina osteopática realizaron todos los tratamientos. Fueron capacitados por un médico osteopático con licencia en todas las técnicas, y el mismo médico osteopático (T.A.Q.) supervisó todos los tratamientos administrados durante el estudio.

Para medir la relación FEV1, FVC y FEV1 / FVC, se utilizaron espirómetros SPRBTA (Vernier Software and Technology) y se conectaron a computadoras para la recopilación automática de datos.

Cada sesión de tratamiento semanal se llevó a cabo utilizando el siguiente método:

▪ Antes del tratamiento: Cada participante realizó maniobras de espirometría hasta 6 veces hasta que se obtuvieron 3 ensayos de espirometría aceptables. Un ensayo aceptable fue determinado por las directrices de la American Thoracic Society.
▪ Tratamiento: Inmediatamente después de obtener los datos de referencia, cada participante se sometió al tratamiento asignado según su grupo de tratamiento (OMT o SPR) y la semana en particular (Tabla 1). Los tratamientos se administraron en un orden aleatorio hasta que cada participante recibió cada tratamiento una vez entre las semanas 1 a 4.
▪ Después del tratamiento: se obtuvieron nuevamente tres maniobras de espirometría aceptables de cada participante que se adhirió a las mismas pautas utilizadas antes del tratamiento.
▪ Evaluación subjetiva: al finalizar cada sesión, cada participante informó subjetivamente su cambio en la respiración después del tratamiento en una escala de 1 (mucho peor) a 5 (mucho mejor).

Semanas 1-4:

Cada participante se sometió a 1 tratamiento por sesión semanal. Al final de las 4 semanas, cada participante recibió cada uno de los 4 tratamientos disponibles en su correspondiente grupo OMT o SPR. El orden en que se administraron los tratamientos semana a semana en cada grupo de tratamiento se varió deliberadamente para garantizar la integridad del efecto de cada tratamiento.

Semana 5:

Se analizaron los datos de las semanas 1 a 4. Durante la quinta semana, el grupo OMT recibió las 2 técnicas OMT que produjeron el mayor cambio positivo en FEV1 y FVC, y el grupo SPR recibió los 2 tratamientos SPR que produjeron el mayor cambio positivo en FEV1 y FVC en una sola sesión. El orden de tratamiento para cada grupo fue el tratamiento con la mejora más grande inmediatamente seguido del tratamiento con la segunda mejora más grande.

Semana 6:

El tratamiento individual más exitoso de cada grupo determinado por el mayor cambio positivo en FEV1 y FVC se seleccionó usando los resultados de las semanas 1 a 4. Durante la sexta semana, el grupo OMT recibió la técnica OMT más exitosa seguida del tratamiento SPR más exitoso . De manera similar, el grupo SPR recibió los mismos 2 tratamientos pero en orden inverso (tratamiento SPR seguido de la técnica OMT).

Tratamiento

Las técnicas para la OMT se seleccionaron en base a la literatura previa y las aportaciones de un médico osteopático (TAQ) con muchos años de experiencia en la realización de estas técnicas.10 Las técnicas para la SPR se determinaron con base en las técnicas conocidas utilizadas por los terapeutas respiratorios en hospitales y clínicas.1 La 4 OMT Las técnicas incluyen elevación de costillas, domo del diafragma, bomba linfática torácica y velocidad torácica alta, baja amplitud (HVLA). Las 4 técnicas de SPR incluyeron reposo, nebulizador de solución salina, tapotement y respiración con los labios fruncidos. Las técnicas de OMT se administraron de acuerdo con los procedimientos descritos en Foundations of Osteopathic Medicine.18 El protocolo para las técnicas de SPR se recopiló de varias fuentes. La respiración de los labios fruncidos y el descanso (respiración de relajación) se derivaron del Ejercicio Terapéutico para Asistentes de Terapeuta Físico. 19 El procedimiento de tapotement se adaptó del Manual de Técnicas de Masaje de Curación de Tappan. 20 El protocolo para administrar tratamientos con nebulizador de solución salina siguió las pautas indicadas en Fundamentos de la terapia respiratoria.

Análisis de los datos

Los datos del espirómetro se analizaron para garantizar que solo los ensayos que cumplían con las pautas de la American Thoracic Society17 se usaran en los análisis finales. Los datos de espirometría finalizados y el cambio subjetivo en las puntuaciones de respiración se analizaron mediante un análisis de varianza de 1 vía y pruebas t pareadas de 2 colas para comparar todos los tipos de tratamiento y combinaciones y valoraciones subjetivas de los efectos de tratamiento en la respiración.

Resultados

Cincuenta y tres participantes completaron todos los procedimientos del estudio (rango de edad, 21-38 años; edad media, 24 años; 50% hombres). Veintiocho participantes estaban en el grupo OMT y 25 estaban en el grupo SPR. No hubo diferencias demográficas entre los grupos. Los ensayos que no fueron aceptables (p. Ej., Pobre esfuerzo del participante, fugas de aire durante la maniobra de FVC, alta variabilidad en los valores de espirometría, fatiga del participante) no se incluyeron en los análisis. Después de las primeras 4 semanas, se utilizaron los datos de espirometría sin procesar para encontrar los 2 tratamientos dentro de cada grupo con los cambios más positivos utilizando las sumas de los cambios de FEV1 y FVC (Tabla 2). Estos tratamientos fueron utilizados durante las semanas 5 y 6.

Después de la sexta semana, los datos de espirometría de las 6 semanas indicaron que la función pulmonar no mejoró significativamente para ningún tratamiento único o combinado en el grupo OMT o SPR (Figura 1 y Figura 2). Sin embargo, las pruebas t mostraron que el nebulizador de solución salina disminuyó significativamente la función pulmonar en función de la FEV1 media y la FEV1 / FVC (FEV1: 5.76 [1.52] antes del tratamiento y después del tratamiento; antes del tratamiento y después del tratamiento

Este hallazgo coincide con los resultados subjetivos. Aunque no fue estadísticamente significativo, hubo una ligera disminución en el FEV1 con la cúpula del diafragma (ΔFEV1: −0.131 [0.199] L). Después de los ensayos de espirometría postratamiento, los participantes calificaron subjetivamente el cambio en la calidad de su respiración, con 1 que indica “mucho peor”, 3 que indica que no hubo cambios y 5 que indica “que han mejorado mucho”. Sólo los ensayos aceptables según lo determinan las directrices de la American Thoracic Society17 Se utilizaron para el análisis de las valoraciones subjetivas de la respiración. Un análisis de varianza de 1 vía indicó diferencias significativas entre algunos tratamientos (p <0,001). La respiración con los labios fruncidos se calificó como la puntuación media más baja (SD) (2,9 [0,4]) y fue significativamente más baja que en todos los otros tratamientos (p <0,05), excepto en el caso del nebulizador de solución salina. Además, las calificaciones del nebulizador de solución salina (3.0 [0.7]) y la bomba linfática torácica (3.3 [0.5]) fueron significativamente más bajas que la elevación de las costillas más la respiración de labios fruncidos, la elevación de las costillas, la cúpula del diafragma, la elevación de las costillas más la bomba linfática y el HVLA , en orden creciente de significación estadística (todos p <0,05). La técnica HVLA fue calificada como la más alta para la mejoría de la respiración (3.9 [0.7]) y fue significativamente más alta que la respiración de labios fruncidos, la solución salina, la bomba linfática, la respiración de labios fruncidos, luego el tapotement, el descanso, la respiración y la respiración de los labios fruncidos, luego la elevación de las costillas, en aumento orden de significación (todos p <0,05).

Para comparar los tipos de tratamiento, se calcularon las calificaciones subjetivas promedio para cada grupo (OMT, SPR y combinación) mediante las pruebas t. Las clasificaciones generales de SPR fueron significativamente menores que los tratamientos con OMT (P <.001) y combinados (OMT + SPR) (P <.005) (Figura 3).

Discusión

Este estudio demuestra un nuevo protocolo potencial para evaluar la efectividad de la OMT para mejorar la respiración en pacientes con afecciones pulmonares. Los resultados de este estudio, con la excepción del nebulizador de solución salina, apoyan la hipótesis nula de que no habría ningún cambio estadísticamente significativo en el FEV1, FVC o FEV1 / FVC en una población sana inmediatamente después de una única sesión de tratamiento de OMT o SPR. . Estos resultados fueron consistentes con estudios similares.22 Según nuestro conocimiento, este estudio es el primero en comparar múltiples formas de OMT y SPR en sesiones de tratamiento individuales. Estudios anteriores utilizaron solo técnicas de OMT de tejido blando comparó la OMT con solo un grupo simulado. El nebulizador de solución salina fue el único tratamiento que resultó en una disminución significativa de FEV1 y FEV1 / FVC.

La solución salina hipertónica se utiliza como componente de las pruebas de broncoprovocación para el asma, así como para el aclaramiento de la secreción de enfermedades pulmonares, como la neumonía23. La mejora subjetiva posterior al tratamiento, según lo evaluaron los participantes, se correlaciona con este hallazgo objetivo en que el nebulizador de solución salina tenía la segunda calificación más baja. Esta correlación apoya el potencial clínico y validez de este protocolo de investigación. En general, los participantes en el grupo de OMT sintieron que su respiración mejoró significativamente más que los participantes en el grupo de SPR, indicado por calificaciones subjetivas después del tratamiento (Figura 3). Además, hubo una tendencia hacia la mejora subjetiva de SPR a tratamiento combinado (OMT + SPR) a OMT. Estos resultados ejemplifican los principios de la medicina osteopática, en particular, demuestran que el cuerpo funciona como una unidad. Recibir OMT puede llevar a una mejor mentalidad con respecto al estado de la enfermedad, lo que puede traducirse en una mejor adherencia a los regímenes de tratamiento y, por lo tanto, mejores resultados de tratamiento.

Una limitación importante de este estudio es que solo incluye adultos jóvenes sanos en lugar de pacientes con afecciones pulmonares. Sin embargo, el propósito de nuestro estudio fue introducir un protocolo que tiene aplicaciones en una población con condiciones pulmonares para estudios prospectivos. Es probable que el uso de OMT pueda beneficiar a los pacientes con enfermedad respiratoria real más que a los que tienen pulmones sanos. Dos estudios demostraron que la OMT tiene valor para eliminar la mucosidad del árbol traqueobronquial y mejorar los resultados de las pruebas de función pulmonar. Aunque el presente estudio tenía la intención de ser ciego simple, algunos participantes eran estudiantes de medicina osteopática y, por lo tanto, eran conscientes de su ubicación grupal. El conocimiento de los estudiantes de medicina osteopática de la OMT puede haber influido en su calificación subjetiva de cambio de respiración en función de sus posibles creencias preexistentes sobre la OMT. Además, la edad de nuestra población osciló entre 21 y 38 años. Dado el efecto del aumento de la edad en la función pulmonar, es probable que nuestros resultados varíen en una población de mayor edad. No todos los participantes completaron todos los protocolos de estudio, lo que llevó a un tamaño de muestra reducido. Como se mencionó anteriormente, los ensayos que no fueron aceptables no se incluyeron en los análisis. Para maximizar el tamaño del grupo, no se utilizó ningún grupo simulado. Se han utilizado grupos simulados como placebos para descartar el potencial de que los resultados significativos de la OMT se deban únicamente al toque humano. Sin embargo, debido a que esta teoría no se ha confirmado, y debido a que el estudio actual no tuvo ningún resultado estadísticamente significativo de la función pulmonar objetiva del grupo OMT, esta limitación es menor.

Las aplicaciones futuras de este estudio incluyen la evaluación de tratamientos de OMT, SPR y combinados en pacientes con diversas afecciones pulmonares. También es imperativo determinar la importancia de los hallazgos subjetivos del presente estudio, que mostraron una mejoría subjetiva de la respiración subjetiva en el grupo de OMT y que se corresponden con los hallazgos de otros estudios. Proponemos que esta mejora subjetiva puede estar relacionada con el aumento inmediato en la movilidad de la pared torácica que causan algunas técnicas de OMT, aunque se justifican estudios futuros para explorar esto. La relación potencial entre las percepciones de los pacientes sobre los beneficios para la salud y su cumplimiento también debe ser explorada.

Conclusión

El presente estudio no demostró ningún cambio estadísticamente significativo en los resultados de las pruebas de función pulmonar inmediatamente después de la OMT o la combinación de tratamientos OMT y SPR. Solo el nebulizador de solución salina produjo efectos perjudiciales sobre la función pulmonar en adultos sanos, como lo demuestran las disminuciones estadísticamente significativas en el FEV1 y el FEV1 / FVC. Estos hallazgos apoyan la hipótesis original de que la OMT no mostraría un cambio significativo en la función pulmonar en una población sana inmediatamente después de una sola sesión de tratamiento. Al mismo tiempo, demuestra un protocolo válido y exhaustivo que puede determinar objetivamente la eficacia inmediata de la OMT en un paciente con enfermedad pulmonar. Interesantemente, los participantes en este estudio expresaron una mejora subjetiva significativa en la respiración después de la OMT, que respalda la utilidad de la OMT con respecto al tratamiento de afecciones pulmonares. Este beneficio percibido puede mejorar las perspectivas de los pacientes sobre su condición, lo que finalmente se traduce en un mejor cumplimiento del tratamiento. Un estudio adicional de los efectos de la OMT sobre la función pulmonar en poblaciones con afecciones pulmonares puede dar resultados favorables, lo que apoya la incorporación de la OMT en las pautas de tratamiento actuales.

Artículo original aquí